Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Tradiciones y fechas importantes

Acción de Luz Valle y los Boy Scouts

En: Revista El Maestro, número 22, mayo-diciembre de 1972. p. 38-39.

 

Boy Scouts, Guatemala, 1916

Ciudad de Guatemala, mayo de 2012/La idea de celebrar a las madres dedicándoles en especial un día del mes de mayo –mes de las flores, en los países de tradición católica mes de la Virgen– fue acogida con el entusiasmo que era de esperar, pues los sentimientos de amor, admiración y veneración a la madre son innatos en el hombre e intensificados por la estrecha vinculación de los hijos, durante la niñez e infancia, a la mujer que les dio el ser y que hace por ellos desde los trabajos y cuidados más sencillos hasta los más abnegados sacrificios.

 

La iniciativa de una gran mujer fue llevada a la práctica en los Estados Unidos con el mayor éxito, en los primeros lustros de este siglo, y era obligado que se extendiese a otros países. Sin embargo, por razones diversas, la celebración fue vista con prejuicios, incrementados por el giro comercial que se le dio. Esto último era también obligado, pues aunque el comercio no hiciera ningún esfuerzo de publicidad especial para ese fin, todos los hijos, conforme sus posibilidades y al grado de su afecto, sentían y sienten la necesidad de expresar cualquiera. y asimismo con su cariño, con su presente, algunos versos, bella o defectuosamente escritos… Y he aquí que lo que ha acontecido con el aspecto lírico, pues en nuestros pueblos son infinidad los versos que sobre el tema de las madres llueven sobre periódicos, revistas y radiofusoras…

 

En Guatemala, según se ha recordado, fue una maestra que trabajaba en el municipio de Río Blanco, allá por 1928 lanzó la idea desde las columnas del efímero diario El Mundo. Esa maestra fue doña Juana Francisca Barrios, a quien algunas veces se ha hecho justicia en amables publicaciones, si bien por aquel tiempo la iniciativa no prosperó.

 

Varios escritos de Luz Valle, fueron publicados en este diario.

Y viene aquí la actuación en sentido de reinstituir la fiesta de las madres, de los boy scouts –siempre dispuestos a ser útiles a su pueblo y a ayudar en las obras más heterogéneas–, y de Luz Valle, la delicada poetisa guatemalteca que acaba de fallecer y que ha sido ahora recordada y exaltada más como digna maestra que como escritora de notables versos y de prosa excelente, dedicada ésta en gran parte a nobles causas, a problemas de la época y a otros actos generosos.

 

Luz Valle, tanto en sus escritos de El Imparcial como en los de su revista Nosotras, se empeñó en el definitivo establecimiento del Día de las Madres, a semejanza de lo que ya se hacía con auge en los Estados Unidos de América y con el mayor de los entusiasmos en México, donde el diario Excélsior se hizo abanderado de la idea y propició su realización, poniendo a su servicio su enorme publicidad y crédito. Las primeras autoridades civiles y religiosas de la república vecina han apadrinado la conmemoración anual y la estimulan de diferentes maneras.

 

"La Eterna Canción" de la poetiza Luz Valle.

Puede decirse que, formalmente, desde 1930 data la celebración auspiciada entonces por sugestión de una sociedad propacífica, sin mucho éxito, pero, en verdad desde 1934, por el empeño de Luz Valle y los scouts, con el inconveniente de que por esos años los escolares se hallaban de vacaciones en mayo. Con alternativas, la festividad siguió realizándose, y en los últimos años extiende su radio a las más apartadas poblaciones y mueve principalmente a colegialas y colegiales, con sus maestros, a prestarle el máximo lucimiento.

 

No era extemporáneo recordad en este día a aquellos iniciadores o pioneros: la profesora Juana Francisca Barrios, los boy scouts, Luz Valle, como no lo será mañana hacer plena justicia a quienes luego han procurado con su esfuerzo y su entusiasmo que alrededor del 10 de mayo se rinda el más emotivo y público tributo a las madres de Guatemala.
Lecturas: 2889