Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos

 

Época colonial

18 calle y 5ª avenida, zona 1

 

Ciudad de Guatemala, 2013/En la época colonial las transacciones comerciales se realizaban en plazas, frente a los edificios importantes como municipalidades, iglesias y calles, donde mercadeaban objetos  utilitarios únicos hechos por el mismo artesano vendedor. De ese modo, las plazas eran espacios que se transformaban de un momento a otro, durante la mañana se llenaba de mercaderías de diferentes lugares de los cuatro puntos cardinales de Guatemala; por la tarde noche la soledad embargaba el lugar.

 

El mural se encuentra cerca de la parroquia del Calvario por estrategia contextual y para acuerpar el contenido del mural ya que este fue un punto clave del desarrollo de la ciudad de Guatemala, pues desde su fundación en 1776, se convirtió en una de las garitas de entrada y salida a ésta, así como punto importante del comercio.

 

El mural como un todo hace referencia al comercio desarrollado en la época colonial en la plaza. Éste considerado como el lugar de encuentro, de convivencia y de fraternidad. El petate sobre el cual están colocados los diversos productos, por excelencia, es un símbolo del mercado. En la escena representada se observan los elementos traídos por los españoles como la campana, el farol. Asimismo, la imagen de la escultura del toro, animal traído a nuestro país en una época posterior de la colonia. Esta nueva historia que comenzó a forjarse a partir de su llegada en un barco de madera, por eso la figura de las escaleras de madera, que simboliza el ir y venir, el subir y bajar, el trasladar de uno a otro lado, el lado del charco infinito, la analogía de las tres carabelas la Niña, la Pinta y la Santa María que trajeron el cambio y que están representadas de una manera infantil como barquitos de papel.

 

En otro lado de la escena aparecen los elementos que ya se encontraban en el lugar como la mazorca, el cacao y otros productos que servían para alimentar a nuestros antepasados, donde el objeto era único y utilitario, la madera era el material conceptual de la época.

 

Benvenuto Chavajay
Lecturas: 2901