Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos

Época moderna y contemporánea

18 calle y 4ª avenida, zona 1

Ciudad de Guatemala, 2013/Como artista de la neo-post-guerra, he sido testigo de los cambios y fenómenos que adolece el país y la cultura. En el principio era el barro el material que por excelencia lograba materializar la estrecha unión entre la comunidad y su entorno natural, con el devenir de los cambios el barro fue gradualmente reemplazado por el plástico, no sólo aquí en Guatemala sino también en Latinoamérica. Actualmente, los productos elaborados a base de plástico se han incorporado en todos los aspectos de la vida cotidiana, es decir, de algún modo se ha “emplasticado”, se ha hecho “retornable”, “desechable”. Entonces, como artista no puedo más que ser testigo imparcial de estos fenómenos culturales, debo transmitir los cambios que atestiguo.

 

De esa forma, este tercer mural, hace referencia a esos procesos y cambios culturales expresados, son la llegada, el cambio, la renovación y mutación de las cosas. Este mural es un recordatorio, un homenaje a los vendedores que ahora ocupan la Plaza del Amate, antiguamente, Plaza Bolívar. En él se observan las cajas de cartón vacías, sus productos los tienen ahora en sus puestos nuevos; las tablas, los burros de hierro, la carreta de madera con rodos, la sombra de la persona jalando su producto y entrando en el nuevo lugar comercia.

 

El guacal por excelencia representa la llegada de la modernidad y una referencia de la cuenca del lago de donde vengo, el Lago de Atitlán y del valle central de la Nueva Guatemala de la Asunción rodeado de montañas y volcanes. Dentro de este conjunto, la carreta de madera volteada con los rodos expuestos está en suspenso, descansando, se ha convertido en un monumento escultórico pintado, es un homenaje para toda la gente trabajadora que estuvo tanto tiempo en la Sexta avenida.

 

En la parte final del mural, se describe una escena con tinajas en transformación, porque a un costado de la 4ª avenida durante mucho tiempo se vendían objetos de plásticos utensilios para uso cotidiano y objetos infantiles, al mismo tiempo acuerpando el contenido del mural y del contexto del lugar, y el final del mural “el código de barras” en la hoja de papel representa el comienzo de otra etapa del comercio: el de las transacciones virtuales.

 

Benvenuto Chavajay
Lecturas: 1705