Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
230 años de fundación de la ciudad de Guatemala

Barrio Ciudad Vieja, zona 10

Denominación y toponimía
 
 
Plaza principal del barrio.

Ciudad de Guatemala, noviembre de 2006/ La creación del ahora conocido “Barrio de Ciudad Vieja” remonta su historia a la traslación de la ciudad capital al Valle de la Ermita en 1773, después de acaecidos los terremotos de Santa Marta.



En aquel entonces, además de las medidas de planificación urbanística para la nueva ciudad, se decidió también desplazar a los llamados “Pueblos de Indios”. Estos, a su vez, se originaron por medio de las encomiendas que disponían que a un conquistador se le otorgaran tierras y juntamente se les encomendaba (encargaba) determinado número de indios, recibiendo a veces todo un pueblo, dentro del cual ejercía su autoridad.



Los españoles encomenderos, por su parte, tenían la obligación de proteger a los indígenas contra las vejaciones e injusticias, cristianizarlos y castellanizarlos, regirles los trabajos agrícolas y domésticos y organizarles su gobierno propio, así como sus instituciones: Cabildos de Indios y Cofradías. A cambio de estos cuidados, el indígena debía pagar a su encomendero un tributo anual que consistía en una especie de impuesto en metales, frutos y productos agrícolas o con trabajo personal.



La conveniencia de que las ciudades de españoles se rodearan de Pueblos de Indios, por otro lado, consistía en que estos poseían una estructura organizativa bastante consolidada que les ofrecía mejores posibilidades para la adquisición de mano de obra barata para la construcción de sus casas, trazado de calles, cuidado del ganado, para el trabajo agrícola y para fines domésticos.



De esa cuenta, la mudanza del Pueblo de Indios de Ciudad Vieja se hizo efectiva a finales de 1777, y fue situado al suroriente de la capital en el Llano de la Culebra, cabiéndole en repartición de tierras efectuada, 6 caballerías y 134 cuerdas de tierra. Al igual que en su anterior asentamiento, está dedicado a la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora.



Pero, los pobladores de Almolonga trasladados a este valle presentaron fuerte resistencia a asentarse aquí. Dicen que los traían de día y por la noche se regresaban y se acogían al asilo de su iglesia, desobedeciendo cualquier orden de Capitán General, don Martín de Mayorga. A pesar de ello, el 2 de agosto de 1781 fue nombrado el indio Pascual Daniel, Gobernador del nuevo Pueblo de Ciudad Vieja.

 


Sin embargo, la traslación fue lenta y por eso no se puede determinar una fecha categórica de la misma. En 1787, se conoce que había alrededor de ciento diez casas de bajareque construidas y una sencilla iglesia de paja y palos, para esta última solicitaron fondos para reedificarla, pues estaba a punto de derrumbarse. Las autoridades de aquel entonces accedieron a esta petición y colaboraron para que el Cabildo le asignara fragmentos de los Retablos que habían quedado en la Antigua Guatemala pertenecientes a la Catedral.



En la medida que los requerimientos de mano de obra disminuyeron, los pobladores de Ciudad Vieja se dedicaron a labores agrícolas, mientras que otros desistieron y volvieron a Sacatepéquez. En este lugar hubo como en todo trazo hispánico en América, Plaza y calles en ajedrez. A finales del siglo XVIII se sembró una Ceiba, como era costumbre de la época.



La resistencia mostrada, según datos históricos, se debió a que los habitantes del pueblo de Almolonga o Ciudad Vieja en el Valle de Antigua Guatemala, eran descendientes de aliados mexicanos y tlaxcaltecas que guiaron a Pedro de Alvarado desde Tenochtitlán en 1524 y le ayudaron en la conquista de estas tierras, lo que les hizo acreedores de ciertos privilegios.

 

Posiblemente, este particular status los hizo más independientes y voluntariosos que el resto de indígenas de Guatemala en aquel momento. Otros problemas que enfrentaron fueron el poder de la Iglesia, la pobreza del Reino para la obra física de la construcción de los pueblos y la burocracia.

 

Según figura en los datos del Censo General de Población de 1880 con relación a este pueblo se decía que:

Es un pueblo del Departamento de Guatemala, dista de la capital media legua; 819 habitantes. Está situado en terrenos muy fértiles, con agua suficiente; los productos consisten en café y maíz. Los naturales vienen a trabajar a Guatemala y no tienen ninguna industria especial. Existe allí un hospital militar que reúne todas las condiciones higiénicas necesarias y que en sus varios y nuevos edificios puede recibir a 200 enfermos. Hay también baños, cuyas aguas son muy saludables y dos escuelas primarias.

 

Por su importancia histórica, el Barrio de “Ciudad Vieja”, forma parte del Patrimonio Cultural de la Nación, tal y como fue considerada en 1998, cuando se creó el Centro Histórico de la Nueva Guatemala de la Asunción, mediante el Acuerdo del Ministerio de Cultura y Deportes, No. 328-98 de fecha 13 de agosto de 1998.



Durante la administración del General José María Reyna Barrios (1892-1898) en terrenos de este barrio se trazó el Boulevard 30 de junio (1896) afecto el futuro Antiguo pueblo, que para su administración estaba dentro del Cantón Santa Clara y se hicieron construcciones para la Gran Exposición Centroamérica de 1897.



Desde que este municipio fuera declarado barrio anexo a la ciudad de Guatemala, se ha desarrollado como un área versátil que alberga una red hospitalaria alrededor de instituciones de prestigio como el Hospital Herrera Llerandi, Centro Médico, Universitario Esperanza, Clínicas Estéticas y clínicas que cubren las diversas especialidades médicas. Asimismo, en su seno cuenta con las sedes de las embajadas de Estados Unidos de Norteamérica y la de los Estados Unidos Mexicanos.



Esta última, además de poseer una arquitectura singular y de sus funciones diplomáticas y consulares, ofrece al público guatemalteco las instalaciones del Centro Cultural “Luis Cardoza y Aragón”, en las cuales, desde su inauguración hace tres años, se han llevado a cabo innumeras actividades culturales.



También, este barrio destaca por sus museos como el Museo de Historia Natural de la Universidad de San Carlos de Guatemala, situado dentro de las instalaciones del Jardín Botánico, que incluye ejemplos de maderas nacionales, reptiles locales, algunos pájaros disecados y unos cuantos fósiles. Cabe resaltar que este museo como el Jardín Botánico, los administra la universidad y, por esa razón, se encuentra cerrado los días en que la universidad tiene feriado, incluyendo todo el mes de diciembre.



Además, cabe destacar a las instituciones del Estado que se localizan en este sector como la Secretaría de la Vicepresidencia de la República –SECCATID–, atrás de la Academia de Lenguas Mayas, cuyo edificio, la Casa Crema, en el siglo XX fuera la Residencia del Ministro de la Defensa Nacional; las instalaciones del Estado Mayor Presidencial que antes lo ocupara el Hospital Militar; y sobre la 6ª avenida, en el Edificio Torre Marfil la Sala de Apelaciones del Organismo Judicial.



Para rematar el paisaje de este barrio, dentro de él se pueden observar monumentos conmemorativos como un busto al insigne “Benito Juárez” en el interior del Ministerio de Relaciones Exteriores; así como dentro de las instalaciones del Estado Mayor se encuentra un busto a “Justo Rufino Barrios”, un monumento a los caídos en el cumplimiento de su deber, otro que conmemora la paz, y varios tipos de armas ornamentan sus jardines.



¡Ah! y si desea degustar una buena comida y pasárselo bien, puede hacerlo escogiendo entre las siguientes opciones: “Altuna” y “7 Caldos”, (Mariscos); “Alfredo” (Italiano); “Suchi Itto” (japonesa); “Tapas y Cañas” (española”; “La Estancia” (Churrasco), “Patsy” (Goumet); “Los Alpes” (Fina pastelería), Bar y Restaurante del Hotel San Carlos (Internacional).

 

Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 3759