Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 
Localización y límites territoriales
Cementerio General de Guatemala
 
Municipalidad de Guatemala
Esquela antigua.

Ciudad de Guatemala, julio de 2008/ El Cementerio General de la Ciudad de Guatemala se encuentra asentado en un sitio arqueológico, específicamente sobre un montículo perteneciente al grupo de Kaminal Juyú, al oeste de la capital, con vista sobre una profunda barranca que separa este lugar del de Kaminaljuyú. El más alto de los montículos, situado hacia el este, encierra la tumba del general Justo Rufino Barrios.

 

Tiene sus límites así: al Oeste colinda con la colonia La Verbena y el cementerio del mismo nombre; al Este con la Av. Elena, zona 1; al Norte con el barrio El Gallito y al Sur con el cantón Barrios.

 

Está a una altura de 1,520 metros sobre el nivel del mar, latitud de 14°37’43 y una longitud de 90°31’38”.

 

Municipalidad de Guatemala
Entrada del Cementerio General de Guatemala vista desde el interior.

J. Antonio Villacorta, en su “Monografía del Departamento de Guatemala”, se refiere al Cementerio de la siguiente manera:

 

“Al Occidente del Cantón Barrios y al otro lado de la Avenida de los Campos Elíseos, se extiende el Cementerio General, fundado por del General Barrios, por Decreto Gubernativo número 190, de 11 de julio de 1877, y que responde a la necesidad que nació con el rápido crecimiento de la capital. Está sembrado de cipreses, y ostenta hermosos mausoleos, algunos de los cuales tienen un sello de especial arquitectura y aún de originales y atrevidas concepciones. El cincel, tanto nacional como extranjero, ha encontrado pingüe campo en qué ejercer sus nobles actividades, y columnas, bustos, estatuas, bajorrelieves, adornan con su excelencia aquel apacible y melancólico lugar; y el trabajo tan acabado de nuestros marmolistas, se muestra en las numerosas y bien esculpidas lápidas que allí cubren los mortales despojos.

 

Municipalidad de Guatemala
La isla fue un espacio para la sepultura de personas de escasos recursos.

“Anchas y bien cuidadas avenidas, frondosas alamedas de eucaliptos y palmas, preciosas capillas que recorren todas la escala del tamaño y del gusto, jardincillos que rodean los mausoleos y otros muchos adornos propios del lugar –así como la instalación eléctrica que por las noches alumbra el recinto- “quitan al Cementerio esa apariencia triste y lúgubre que tienen en muchas partes del mundo los lugares de igual naturaleza”.

 

“El Cementerio –sin incluir lo que se llama La Isla- tiene una extensión de 320,000 metros cuadrados, con un frente de 800 metros y un fondo de 400. El lugar destinado a los pobres está unido con el que hemos venido ocupándonos por medio de un sólido puente de mampostería. A este sitio melancólico y poético se le denomina La Isla, por estar rodeado de profundas hondonadas, por no decir barrancos; allí descansan eternamente del continuo batallar de la existencia esos mártires ignorados, víctimas de las ironías del destino; allí, bajo aquellas lápidas humildes y blancas, reposan hombres virtuosos, madres abnegadas, patriotas obscuros, acaso héroes que no tuvieron en vida el esplendor de la riqueza, ni después de su muerte el fausto de soberbios monumentos, de los cuales fueron tan merecedores y tal vez más que muchos de aquellos a quienes se los han construido sus deudos”. (1926: 170)
 
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
 
Lecturas: 5350