Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
 
Por Carlos René García Escobar

La Florida, antiguo potrero El Espinal

Un poco de historia... II Parte
 
 

Construcción de drenajes y colector principal.

Ciudad de Guatemala, marzo de 2007/El aporte artístico y cultural de nuestra colonia ha sido proporcional a su crecimiento. Quizá sus expresiones más prolíferas han sido, en su orden, la música, la literatura, el arte plástico y el periodismo.



La música se ha adueñado de los floridenses de una manera muy especial, habiéndose generalizado desde los inicios. Recordamos, por ejemplo, a don Gerardo Marroquín Rivas, compositor de “Los Inquilinos” y “Los Autobuses”. También al ya fallecido don Roberto García Salas, ex miembro de la Orquesta Sinfónica Nacional y compositor de marchas y música sacra.

 

También tuvimos un viejo conjunto de cuerdas “El Nacional”, que amenizaba programas de radio, televisión y clubes nocturnos. Recordamos apellidos famosos de boleristas como los Hermanos Zepeda, Los Hermanos Izzepi, Los Hermanitos Dardón, que cantaban en el género ranchero, el Trío Quetzal y “Olvido Pasional”, el Trío Los Zafiros, y en lo referente a marimbas su profusión ha sido latente en nuestro medio desde aquella inolvidable “Niña de La Florida”, a la que le siguió la marimba orquesta “La Chapincita”. También se difundieron los Combos Tropicales como el “Combo Leyenda”, y estudiantinas como la famosa y longeva “Estudiantina Monteflor” (con más de treinta años de vigencia).



Como fenómeno musical juvenil internacional, el rock se hizo presente desde 1966 cuando se formó el conjunto “Los Buitres”, el que poco después desaparece para dar lugar a conjuntos nuevos, destacándose uno de ellos que llegó a una primera y única grabación disquera conocido como “Caballo Loco”, que trascendió los límites de la colonia conformando una pléyade de grupos rockeros a finales de los años sesenta y principios de los setenta.



En cuanto al arte plástico del óleo y del acrílico se han desenvuelto en nuestra colonia varios artistas. Sobresale un artista que recorrió todo el país recogiendo vivencias interpretadas y calcadas en el lienzo: Arturo Valderramos, antiguo vecino de la colonia y ya fallecido, sin nada que envidarle a Garavito o a Sisay, ni a ningún otro naturalista del paisaje guatemalteco. Expuso dos veces en el IGA y gran parte de sus obras se encuentran en el extranjero, pues por mucho tiempo trabajó para las boutiques de las ciudades de Guatemala y Antigua Guatemala.



Sobresale también una mujer artista, maestra de Educación Primaria, que laboró desde el principio en la Escuela Diego Reynoso y después en la Escuela Panamericana, egresada de la ENAP, de la Universidad Popular y de la USAC, y Amanda Espinoza, dedicada al óleo abstracto figurativo y que aún participa en exposiciones colectivas.



Otro pintor independiente, abstracto figurativo, doblemente expositor en la Escuela Normal y en el Centro Social de esta colonia, a finales de los años sesenta, fue Oscar Renato Alfaro Maldonado. Luis Arturo Estrada Pivaral, naturalista; Mario Rolando Castellanos Paz, abstracto figurativo; Rafael Ortiz, abstraccionista; Rubén A. Calderón Casasola, figurativo, especializado en la leyenda de El Sombrerón, y Walter Corado, abstracto figurativo. También sobresale otro artista pintor que mantiene los domingos un taller de pintura autorizado por la Municipalidad en el quiosco del Parque Diez de Mayo, surgido de la ENAP y de la Escuela del Cerrito del Carmen, Manuel Villagrán Cabrera.



Tuvimos en nuestra colonia poetas y escritores, quienes desde jóvenes destacaron por sus inquietudes literarias y periodísticas. El señor Carlos H. Zepeda N. y el señor José Dolores Lau López, ya fallecidos ambos. Don Carlos era tipógrafo, dueño de la imprenta “Arte Tipográfico” y autor de poemas y cuentos publicados en la revista Gráfico 13. Don Chepe Lau, así se le conoció mejor, escribió una novela inédita, “Pandemonium”, textos poéticos y artículos de opinión en antiguas revistas y periódicos de la ciudad de Guatemala. Dirigió publicaciones periódicas como “Correo de La Florida”, de 1958 a 1959, y “Meridiano Informativo” en 1960.



La maestra Amanda Espinoza también ha sobresalido escribiendo y publicando poemarios, entre los que destacan los dedicados a los niños. En 1973 apareció el “Boletín de La Alegría”, dirigido por el ya también fallecido periodista y publicista don José Marcelino López Director y Propietario de la empresa de publicidad “Variedades Chapinas”, quien también tuvo una imprenta en la colonia con el mismo nombre. Luis De Lión, eximio poeta, cuentista y novelista, también fue vecino de la colonia La Florida durante los años setenta. Oriundo de San Juan el Obispo, publicó una novela famosa, “El Tiempo Principia en Xibalbá”, varios libros de cuentos y varios de poemas. Murió desaparecido por el Ejército en 1984.



Por otro lado, en la colonia ha habido verdaderos artistas y artífices de producción artesanal tradicional y popular. Sabemos de elaboradores de nacimientos como la familia García Sitalán y Francisco Figueroa (Paco Cux); de ebanistas y talladores consumados como los hermanos Mauricio Bernardo (+), Néstor Faustino Gallardo Cordón, Ricardo González Aquino (+) y su hijo Ricardo González González. De imagineros, como el fallecido José Chacón, que esculpía imágenes del Niño Dios tan hermosos como los del estilo Dubois, y además retocaba imágenes religiosas. Ceramistas como el también fallecido Julián González, quien elaboraba pastores de barro para los nacimientos. Tejedores tradicionales de Telar de Pie como don Santiago Santos, y algunos piñateros.



En el caso de monumentos permanece una escultura A la Madre en el parque infantil 10 de Mayo desde 1959. La parroquia ostenta un Nazareno esculpido por Julio Dubois padre, en 1960, una réplica del Cristo de Esquipulas, donada por don Apolinar Cruz Sánchez en 1974, y bendecida el 15 de enero de 1975. La campana grande llegó en 1957.



El Teatro ha sido de índole popular y educativa, más que académica. Hacia 1960 se presentó una inolvidable pastorela navideña dirigida por el ya fallecido sacerdote misionero español Antonio Trabalelo, la que incluso hizo una presentación en un incipiente canal de Televisión. También en los años sesenta, la maestra Amanda Espinoza, con la colaboración de la maestra Clementina Lemus, presentaba obras de teatro infantil y de títeres como funciones de beneficiencia para la construcción de la iglesia parroquial.

 

Desde 1984 a 1996 el personal docente del Colegio Tijobal de la sociedad para la Juventud Guatemalteca del Mañana, SOJUGMA, dio vida a un programa cultural fructífero organizando con sus estudiantes del nivel primario, grupos de teatro que representaban proyecciones de danzas tradicionales como las de Los Toritos, Las Flores y Los Gigantes; el conjunto de marimba Tijobal, Festivales Anuales de Tradiciones Populares y Ferias de Artesanías de la colonia y alrededores en el Edificio El Coliseo, publicando folletos y revistas con información sobres estos aspectos culturales y educativos de La Colonia La Florida y barrios adyacentes.

 

Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 5213