Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Barrio Querido
 
 
Importancia del Patrimonio Histórico
de la Ciudad de Guatemala
 
 
Municipalidad de Guatemala
 

Patrimonio. Esta palabra tan antigua y hermosa estaba inicialmente enlazada a las estructuras familiares, económicas y jurídicas de una sociedad estable, arraigada en el espacio y en el tiempo. Recalificado por diversos adjetivos (genético, natural, histórico, etc.) que lo han transformado en un concepto “nómada”, el termino prosigue hoy una trayectoria diferente y resonante.


Patrimonio Histórico. Expresión que designa un fondo destinado al disfrute de una comunidad planetaria y constituido por la acumulación continua de una diversidad de objetos agrupados por su común pertenencia al pasado: obras maestras de las bellas artes y de las artes aplicadas, trabajos y productos de todos los saberes y habilidades humanas. En nuestra sociedad errante, incesantemente transformada por la movilidad y la ubicuidad de su presente, la expresión “patrimonio histórico” ha llegado a ser uno de los términos clave de la tribu mediática. Remite a una institución y a una mentalidad”.


Françoise Choay en Alegoría del patrimonio. Barcelona: Gustavo Gili SL.



Ciudad de Guatemala, agosto de 2008/La historia monumental y patrimonial de la ciudad de Guatemala en la era republicana comienza a manifestarse a mediados del siglo XIX, que la diferencia del periodo colonial. Los monumentos que la representan son de orden urbano, es decir, trazado de avenidas, planificación de parques y jardines, colocación de estatuas, bustos y otros ornamentos, principalmente en espacios abiertos, así como la aplicación de modernas técnicas arquitectónicas en la construcción de edificios públicos y privados.

 

De esa forma, el primer proyecto que destaca en esta época es la construcción del Teatro de Carrera o Colón, edificado en 1859 y destruido en 1920. Esta demora se debe al hecho de que antes de eso se había pasado por un período de reacomodación política, ya que el proceso de independencia de la Corona española se había llevado a cabo con ciertos tropiezos que condujeron, primero, a la anexión a México, que se había constituido en Imperio por medio del llamado Plan de Iguala, y en 1923 a la separación de aquel país, cuando Centroamérica crea la Constitución de las Provincias Unidas de Centroamérica, evolucionando más tarde hacia la forma de República Federal avalada por una Constitución Política.

 

 

Esta ruptura dio inicio a una serie de ensayos de fórmulas y estrategias sociopolíticas en la región que vendrían a originar con el tiempo, en cada uno de los Estados del Istmo, modelos de gobierno estables y equilibrados que permitieron la apertura de un nuevo orden político y social donde pudieran acomodarse otras soluciones organizativas posibles. De esa cuenta, el 21 de marzo de 1847 el presidente general Rafael Carrera, a través del Decreto 15, declara al Estado de Guatemala como República. A partir de ahí comienza una nueva historia para el país en general, y para la ciudad de Guatemala en particular.

 

 

Así pues, el Teatro de Carrera fue el primer monumento republicano laico, de gran magnitud, que causó impacto dentro de la población capitalina y los extranjeros que visitaban la ciudad. Desde otra perspectiva, paralelamente se seguía con el proceso de construcción de iglesias de gran porte, todavía de herencia colonial.

 

El otro momento de importancia arquitectónico y patrimonial se produce durante el período liberal, entre 1871 y 1920. Aquí surgen la traza de avenidas, parques y jardines, así como polos de concentración sociocultural como el bulevar 30 de Junio o Avenida de La Reforma, en la parte sur; el complejo de Jocotenango, en la zona norte de la ciudad, y la construcción de solares en el centro. Estas propuestas atrajeron a artistas extranjeros, entre quienes destacan los escultores Francisco Durini Vasallo, Luis Augusto Fontaine, Andrés Galetotti Barantini y Domingo Goicolea. Asimismo, las primeras fotografías que registran aspectos de la ciudad y del interior fueron tomadas por el inglés Eadweard Muybridge, en 1875. Asimismo, a los guatemaltecos Alberto G. Valdeavellano (El Siglo XX, Gran Taller de Fotografía), Emilio Eichemberger (Fotografía Imperial), José García Sánchez (Fotografía Excelsio), Juan Yas (Fotografía Japonesa), don Arcadio Ruano, Navarrete, Biener y Herbruguer, debemos las imágenes de la ciudad en los finales del siglo XIX y principios del XX.

 

El segundo momento lo constituyen los años entre 1921-1944, cuando se proyecta el complejo de la Finca Nacional La Aurora en la parte suroeste de la ciudad y comienza un periodo tardío, en la década de 1940, de construcción y renovación de edificios públicos y privados como la Escuela de Artes y Oficios, hoy Ministerio de Educación, el Palacio Nacional, el de la Propiedad Inmueble, la Casa Presidencial y la Aduana, entre otros. El tercer período lo constituye el de los gobiernos de la revolución y post revolución, 1944-1976. En este se construye la ciudad Olímpica, las Escuelas Tipo Federación, el Centro Cívico, el Teatro Nacional, por ejemplo. Así como también empieza la era de las lotificaciones en la ciudad capital.

 

Sin embargo, este tipo de registro no basta hoy en día, por eso, en 1931 se llevó a cabo en la ciudad de Atenas, Grecia, la primera conferencia internacional para la conservación de los monumentos históricos y la segunda se llevó a cabo en 1964, en Venecia, Italia. A esta última asistieron ya tres países no europeos: Túnez, México y Perú. Quince años más tarde, ochenta países pertenecientes a los cinco continentes habían firmado la Convención del Patrimonio Mundial. Siguiendo esta lógica, el 16 de noviembre de 1972, fue adoptado por la conferencia general de la UNESCO el texto de la “Convención para la protección de la herencia cultural y natural de la humanidad”, creándose más tarde el programa “Patrimonio de la Humanidad”, cuyo objetivo es catalogar, preservar y dar a conocer sitios de importancia cultural o natural excepcional para la herencia común de la humanidad. Asimismo, de esto han derivado reglamentos y leyes de preservación del patrimonio histórico tangible e intangible en el país.


Por todo lo expuesto, a continuación presentamos uno de los sitios urbanos situado al sur de la ciudad de Guatemala que guarda gran parte de la historia del desarrollo de la urbe: la Finca Nacional “La Aurora” y juntamente se destaca la realización del Mosaico Mural: Bestiario, en la pared perimetral del lado noroeste del Zoológico Nacional “La Aurora”.

 

Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco

Lecturas: 18418