Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 

ZOOLÓGICO NACIONAL “LA AURORA”

Con 84 años de historia
 
Municipalidad de Guatemala
Estanque del Zoológico "La Aurora" en los años 1900.

Ciudad de Guatemala, agosto de 2008/A lo largo de la historia de la humanidad la relación entre los animales, salvajes y domésticos, y el hombre ha ejercido gran fascinación y, en algunas épocas, los animales han sido considerados como dioses por el hombre, rindiéndoseles culto, erigiéndoseles monumentos o manteniéndolos en cautiverio para su contemplación. Por ejemplo, se sabe que en el año 1150 a.C. en oriente, el emperador chino Wu Wang tenía un Jardín de la Inteligencia donde había peces, aves y anfibios. Otros lugares que contenían jardines como este se encontraban en el antiguo Egipto, los Médicis, en Venecia, Italia del siglo XVII que contaban con especies exóticas y animales salvajes. Pero, la colección más célebre que existió en Europa fue la perteneciente a Luis XVI de Francia y estaba ubicada en el Jardín de Versalles. También, en América se conocieron espacios destinados a tener animales en cautiverio, tal el caso que describe Jacques Soutelles en su obra “La vida cotidiana de los Aztecas en vísperas de la Conquista” (1519), donde menciona jardines de animales como el de Moctezuma en México.

 

Lo anterior, constata la existencia desde la antigüedad de las colecciones de animales en cautiverio. Pero, la historia de los zoológicos modernos comenzó hace unos 200 años con la creación de los primeros jardines abiertos al público, ya que antes de ese periodo, estos jardines no eran espacios públicos, sino que estaban destinados para el solaz esparcimiento de las monarquías, por eso, los primeros zoológicos recibieron el nombre manageries. El primero abierto al público fue el de París, Francia en 1793. En el continente americano los primeros zoológicos públicos fueron el de la ciudad de Filadelfia, Estados Unidos, un jardín victoriano de 42 acres constituido el 21 de marzo de 1859 a través del establecimiento de la Sociedad Zoológica de Filadelfia, pero que debido a la Guerra Civil tuvo que esperar quince años para abrir sus puertas al público el 1 de julio de 1874, recibiendo en su primer año de apertura más de 228,000 visitantes.

 

El Jardín Zoológico más importante de América Española es el de Mendoza, Argentina, creado en 1903 bajo el gobierno del doctor Carlos Galigniana Segura y diseñado por el arquitecto Carlos Thays. El recinto se estableció frente a la actual Escuela Hogar Eva Perón y el edificio que fuera construido para alojar a los primeros leones que llegaron a Mendoza, fue utilizado hasta 1998 como restaurante. Estuvo emplazado en la ladera este del Cerro de La Gloria. Los primeros animales llegaron procedentes de donaciones de las municipalidades de Buenos Aires entre 1903 y 1905. Más tarde, en 1941, se inauguró el nuevo zoológico, con una superficie de 40 hectáreas y 6.5 km de recorridos y construido por el arquitecto Daniel Ramos Correa, que se basó en la concepción de un zoológico sin rejas.

 

 

Municipalidad de Guatemala

Pavo Real blanco.

Sin embargo, los jardines zoológicos como son conocidos actualmente se deben al famoso comerciante alemán Karl Hagenbeck que introdujo el concepto de tierpark (parque animal), en cuyas exhibiciones creaba pasajes con ilusión de ambientes naturales, sin barrotes ni cercos separando al público de los animales por medio de fosas, como los antiguos castillos medievales. Hoy en día, el doctor Michel Robinson, director del Parque Zoológico nacional en Washington, D.C., Estados Unidos ha introducido el concepto de biopark en el que se combinan los elementos existentes en el área con los del zoológico, los museos de historia natural, los jardines botánicos y los museos antropológicos tal como están dispuestos los espacios en el complejo de la Finca Nacional “La Aurora”. (Historia del Zoológico La Aurora, Toledo Ordóñez, José, 1999: 15-17)

 

En Guatemala, la idea de construir un jardín zoológico se debe al presidente José María Reyna Barrios, quien en 1892 tras haber adquirido la Finca Nacional La Aurora dispuso una parte del terreno para erigirlo y así complementar el proyecto iniciado con la creación del bulevar 30 de Junio”. Sin embargo, el proyecto solamente se concretó el 25 de diciembre de 1924, siendo presidente el general José María Orellana. El jardín fue construido por el coronel Herlindo Solórzano, quien fue también su primer administrador por encargo de don Salvador Herrera, Ministro de Agricultura de aquel entonces.

 

Conforme fue pasando el tiempo, los vecinos de la capital asistían con más frecuencia al parque zoológico. También, se fue aumentando el número de animales salvajes donados por finqueros así como animales domésticos escogidos de las mejores haciendas de Norte América, Europa y África

 

A pesar del éxito de su construcción, el parque zoológico nacional no siempre gozó del apoyo del público y la administración, incluso en ocasiones, estuvo a punto de cerrarlo, llegando al punto de ser entregado a un comité por acuerdo ministerial el 15 de marzo de 1929. Con el transcurrir de los años se fue deteriorando al punto que las autoridades de gobierno lo querían demoler, pero hubo una campaña eficaz en 1963 donde el Zoológico Nacional La Aurora fue entregado a la Asociación Guatemalteca de Historia Natural –AGHN–, el 24 de mayo de 1963 por medio del Decreto Ley No. 39. Con esta acción, el Ministerio de Agricultura debía delimitar el parque, cosa que no realizó y lo único fue que el terreno se redujo a ocho manzanas. A finales de la década de 1980 hubo otra intervención al parque ya que sus instalaciones estaban en un estado deplorable, los animales estaban mal alimentados y continuamente se enfermaban. Once años después, la Junta Directiva de la AGHN dirigida por Pedro Cofiño gestionó ante el gobierno la devolución de 1.5 manzanas que ocupaba Digesepe y en 1999 con la dirección de José Toledo se recuperaron 4 manzanas de la Exposición Ganadera, donde se inició la remodelación del Zoológico La Aurora con la ayuda de los guatemaltecos que han colaborado con aportes de dinero materiales, plantas, trabajo, etc.



Asimismo, para su rescate, se instalaron varias unidades nuevas como por ejemplo de educación, recreación, conservación e investigación. Cuatro años después, se construyó el parqueo asfaltado y se jardinizó el área ocupada por la Exposición Ganadera. Luego, en 1997 se hicieron varias construcciones entre las cuales están la administración, la bodega, un cuarto frío para la comida de los animales, una casa nocturna, el programa educativo que cuenta con dos aulas, salón de reuniones y biblioteca, oficinas de mercadeo y se mejoró la veterinaria.


En el mes de septiembre de 1998 se inauguró el área de Sabana Africana, construida por el donativo de Cobigua. En junio de 1999, le fue otorgado al zoológico bajo la figura de usufructo oneroso por la cantidad de Q25,000 mensuales. Con esta última gestión el zoológico llegó a tener 17.1 manzanas de terreno. A finales del siglo XX se eliminaron las jaulas y se construyeron fosos que separan a los animales del público de manera que puedan ser observados sin limitaciones visuales en una reproducción de su hábitatnatural; esta liberación se ha logrado en 15 recintos y se espera eliminar todas las jaulas del zoológico. Actualmente el Zoológico Nacional La Aurora cuenta con 110 especies distintas y alrededor de 900 animales. Además, se ha logrado hacer alianzas con otras instituciones como la Universidad de San Carlos de Guatemala que ayuda en la investigación y reproducción de especies en extinción, así como con empresas guatemaltecas que han contribuido al mejoramiento físico y ambiental del zoológico. (Toledo Ordóñez, José, 1999).

 

Visite el Zoológico la Aurora en:
Dirección: 7a. Avenida o Avenida de Los Museos, zona 13. Finca Nacional “La Aurora”
Teléfonos: (502) 2472-0507, 2472-3913
Horario de atención: Martes a Domingo de 9:00 a.m. a 17:00 horas
Valor de la entrada: Niños Q.8.00 *** Adultos Q18.00
Parqueo: Buses Q30.00 * Vehículos Q20.00 (Tarifa única)
Página web: http://www.aurorazoo.org.gt



Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 25465