Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Barrio Querido
 
 

Parque Colón, antigua plaza

 
Parque Colón, Historia: Primera Parte
 
Municipalidad de Guatemala
Vista del primer Parque Colón.
 

Ciudad de Guatemala, septiembre de 2008/¿Qué se entiende por parque y por plaza?:

 

PLAZA: 1.Según el diccionario de la Real Academia Española, la plaza es un espacio abierto destinado a diferentes actividades sociales. 2. En la España medieval las plazas surgen en las ciudades con el fin de congregar a la población para realizar diversas actividades con fines comerciales y de mercado. En el renacimiento fueron espacios que daban sentido a lo que se llamó como “centro cívico”, por concentrar en ella al poder público y administrativo. Por su parte, en mesoamérica el concepto de plaza está relacionado con los centros ceremoniales y los ámbitos de vida externa indígena desde la época preclásica hasta el posclásico.



En el caso de las ciudades españolas de ultramar, según las ordenanzas indianas, las plazas ocuparon un lugar privilegiado en la planificación urbana definiendo principalmente su valor como núcleo generador del cual partían las calles sistematizadas, modificando de este modo las de la metrópoli al asumir en un solo espacio, la Plaza Mayor, las dos vertientes esenciales de la conquista, el poder político (Ayuntamientos y Cabildos) y la presencia religiosa (iglesias y casas conventuales) localizado en el centro del trazado; otros cuatro espacios residuales se planificaron hacia los lados siguiendo la dirección de los puntos cardinales, estos fueron denominados plazas o plazoletas cuyo uso se destinó para la huertas y/o jardines y actividades recreativas.

 

PARQUES: Son aquellos espacios y/o zonas urbanas en los que predominan los elementos naturales: árboles, plantas, flores, etc., sobre todo lo construido. Tienen como fin el esparcimiento, descanso y recreación de la población.

 

Parque Colón, antigua Plaza Vieja

 

La Plaza Vieja es un sitio ubicado hacia el nororiente de la ciudad, en la zona 1 y que en 1776 abrigara la piedra fundadora de la Nueva Guatemala de la Asunción luego de celebrado el primer cabildo y firmada el acta de asentamiento, el 2 de enero de aquel año, a imediaciones del Barrio de La Parroquia, hoy zona 6.

 

En aquel entonces, se había elegido este lugar para que fuera la Plaza Mayor de la nueva ciudad, reservándose junto a ella espacios para la construcción del Palacio Arzobispal y la Catedral, así como para la edificación, en los alrededores, de los solares para las familias adineradas e influyentes de la época, en cuyos diseños se llevarían en cuenta los elementos de las casas del siglo XVI: muros blancos hacia el exterior, alerones para proteger los muros de la lluvia, puertas de madera claveteadas, balcones de hierro.



Pero, debido a las alteraciones en el diseño del plano del trazo de la ciudad, realizadas por los Arquitectos Reales de la corona española, la plaza mayor se tuvo que trasladar hacia el poniente. A pesar de estos cambios y por lo demorado de la correspondencia de ultramar, para cuando llegó la resolución definitiva ya se había construido hasta 1791 el Palacio Arzobispal que sirvió de residencia del arzobispo Fray Ramón Cassaus y Torres (8ª calle 10-30, zona 1) y la iglesia de Santa Rosa, un edificio estilo neoclásico con ricos retablos ultra barrocos en su interior, que funcionó provisoriamente como Catedral en un periodo de 1787 a 1815 (10ª avenida y 8ª calle esquina). Por estos motivos, el sitio pasó a ser conocido como la Plaza Vieja.

 


Sin embargo, este solo sería el comienzo de su historia… porque más adelante pasó a ser un sitio de comercio y hacia mediados del siglo XIX, debido al emprendimiento de la construcción de un teatro nacional, antiguo sueño del Dr. Mariano Gálvez (1831-1838), como una manera de llevar cultura y entretenimiento al pueblo. Para ello, según comenta el historiador Pedro Pérez Valenzuela en un artículo de El Imparcial del 4 de octubre de 1979, Gálvez emitió “el seis de agosto de 1832, un decreto ordenando se levantase un edificio que sirviera como teatro en medio de la Plaza Vieja, por una compañía de accionistas. Se nombró a don Miguel Rivera Maestre para que elaborase los planos, y fue él quien hizo los cimientos. El dinero recaudado entonces para tal obra sin duda tomó el camino de sofocar las revoluciones que se produjeron por ese tiempo anárquico, y que dieron por fin en tierra con el gobierno de Gálvez.”



Pero, como bien dice Pérez Valenzuela, solo se llegaron a colocar los cimientos. El proyecto fue retomado en 1852 cuando fuera presentado el proyecto para su edificación realizado por Juan Matheu y Manuel Francisco Pavón Aycinena al presidente Rafael Carrera, durante su segundo período presidencial (1851-1865). Una vez aprobado el proyecto, Carrera comisionó al propio Matheu y a Miguel Ruiz de Santisteban para llevar a cabo tal disposición.

 

Cuando la obra se puso en marcha, fue el ingeniero Miguel Rivera Maestre quien inició la construcción del edificio, pero poco tiempo después renunció. El proyecto fue continuado por José Beckers, profesional especializado en Alemania, a quien se debe la realización de las fachadas de marcado helenismo y el haber agregado un vestíbulo

 

La edificación de este teatro se convirtió, por otro lado, en el primer proyecto monumental de la era republicana del país. Tenía un pórtico en cuya construcción se observaron las reglas seguidas en el Partenón de Atenas (Gutiérrez, Ramón, Arquitectura y urbanismo en Ibeoramérica, 1973) y la adopción de esta visión arquitectónica dio lugar a la implantación de la corriente clasicista en Guatemala. En 1892, como escribe el maestro Rafael Vásquez A., en su libro “Historia de la Música en Guatemala” (1950) “se elevó un frontón triangular en dos o tres metros, para darle más elegancia sustituyéndose el escudo que anteriormente ostentaba por una alegoría en alto relieve. Desaparecieron los naranjos que crecían a la orilla de la banqueta, sobre la avenida 11, y desaparecieron igualmente las estatuas mitológicas y las fuentes que remataban las esquinas de la octava y novena calles, en la parte oriental de la plazoleta. En cambió se embelleció el paseo con modernos jardines y artísticas grutas y se erigió el busto de José Batres Montúfar, en el ángulo noroeste del parque”.

Lecturas: 10359