Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 

Parque Infantil "Cristobal Colón"

Historias y memorias de la Ciudad de Guatemala
 
Municipalidad de Guatemala
Inauguración del parque en 1948.
Ciudad de Guatemala, 8 de mayo de 2008/

 

El Imparcial, 22 de diciembre de 1948. p. 1 y 2:

 

Magnifico regalo navideño de la Municipalidad: Parque Infantil
Mágica transformación del inmundo chiquero del Colón en una Tierra para Alicia de las Hadas; la Chiquillada de fiesta

 

Un sugestivo escenario para la alegría de la niñez capitalina, como atractivo regalo de pascuas dará la municipalidad el próximo sábado cuando quede inaugurado, mediante ceremonia a cargo del alcalde Méndez Montenegro, el parque infantil “Cristóbal Colón”, obra que ha venido a sustituir al sucio predio que legaron a la capital los terremotos de 1917-18.

 

Exactamente a los 115 días de haberse iniciado los trabajos, el alcalde saliente entregará la nueva obra que viene a mejorar el ornato de una céntrica parte de la ciudad, dar espacio para que la dinamita constante del niño se exprese con alegría y a facilitar el estacionamiento y tránsito de vehículos. La obra de construcción se inició el primer día del mes de septiembre, después de haberse logrado que los últimos locatarios abandonaran el sitio que por más de una década se conoció con el nombre de “mercado de Colón” o simplemente “el Colón”. De hoy al viernes el parque recibirá los últimos toques. Reducidos grupos de trabajadores se encargan de pintar el mobiliario, de abrir cavidades para colocar las cajas de registro para la corriente eléctrica, limpiar el pavimento, en fin, de finalizar las labores últimas. El ajetreo ha disminuido. De más de 200 laborantes que han tenido a su cargo el trabajo de construcción, ahora quedan dispersos aquí y allá, formando pocos grupos, menos de cincuenta hombres. El último grupo abandonará la nueva obra el sábado antes de las 6 horas, cuando el enlaminado que oculta la obra se quitará para dar paso a la chiquillería


Municipalidad de Guatemala
Juegos como el carrousel y el "sube y baja" fueron instalados en el parque.

 

Algunos detalles

El parque cubre en total 8,700 metros cuadrados. La pista destinada para patinar es de forma elíptica, tiene una longitud de 235 metros y una anchura de 5; el área total que cubre es de 1,380 metros cuadrados, con pavimento de concreto al igual que el resto del piso. Para dar una idea de la capacidad de la pista, se hace el cálculo de que simultáneamente pueden entregarse al deporte de los patines, 450 niños, aproximadamente. La pista está enlazada con las demás avenidas del parque, mediante las cuales el visitante se trasladará fácilmente a los lugares en donde están instalados varios juegos, a la biblioteca y demás servicios, o a las partes exteriores de la pista.

 


Cuatro pasarelas subterráneas, marcadas exactamente a la mitad de cada lado del parque, permitirán que los pequeñuelos al ingresar al parque puedan dirigirse al centro del parque, ya sea a los juegos o al edificio de la biblioteca, sin tener que enfrentarse a la avalancha de patinadores. La parte de la pasarela que da hacia la calle tiene dos escalinatas, de regular anchura, resguardadas por barandas, que conducen al pasadizo situado debajo de la pista de paginación, que está orientado en sentido vertical con relación al lado del parque en que está colocado el pasadizo; después del pasadizo se asciende al piso del parque por otra escalinata de más anchura que las primeras, que también está resguardada por dos barandas. El pasadizo o parte principal de la pasarela tendrá tres bombas de luz eléctrica, dos en las entradas y una al centro.

 


El parque cuenta con cuatro secciones de juegos, cada una con una extensión de 167 metros cuadrados. El piso de estas secciones fue hecho con asfalto suave, a efecto de evitar que la caída de un niño sobre el terreno pueda provocarle un golpe fuerte. Para los niños de corta edad será un mundo de encanto la sección de juegos situada en la parte sudoeste. Habrá aquí un pequeño carroussel con seis caballitos de madera y ocho columpios de “canasta”. El mundo de encanto infantil continuará en la sección sudeste, donde habrá una montaña rusa cuyo carro –sólo uno tiene– tiene espacio para dos o cuatro chiquillos; dos resbaladeros, hechos sólo con madera, que tiene escalinatas en las partes laterales, y cuatro “sube y baja” de madera que tienen agarradores de metal cerca de su extremidad. La tercera sección de juegos constará de una ola giratoria que puede cargar con 20 ó 25 niñitos, y con seis columpios; esta parte de juegos está situada al nordeste. Finalmente, el gimnasio dedicado a los grandecitos y que está situado en la parte noroeste, cuenta con una pasarela y con el juego completo que interesa a los futuros gimnastas: argollas, 1 trapecio y tres columpios. Todos los elementos de que constan las secciones aludidas fueron hechas por los talleres de la municipalidad y en el propio campo donde se levantó la obra, trabajos cuyo control estuvo a cargo del Jefe de los trabajadores, señor Nicolás Granados, y bajo la dirección técnica del ingeniero Cruz.

 

Complementos:



Complementos que embellecen los 117 arbolitos que han sido sembrados en el piso engramado y distribuidos en las distintas partes del parque. Además, en la parte exterior de la pista han sido colocadas 50 bancas, con capacidad de cuatro personas cada una, para brindar comodidad a los visitantes. Finalmente cuando la empresa eléctrica logre conseguir los materiales que faltan, la iluminación que darán 60 postes de metal, simétricamente distribuidos y con conexión subterránea, será sencillamente espléndida.

 

Municipalidad de Guatemala
Vista de la primera Biblioteca Infantil "Cristobal Colón" .

 
Biblioteca
El edificio de la biblioteca infantil, situada en el centro del parque, consta de dos alas en forma de Y con capacidad para alojar a regular cantidad de pequeños lectores. Tiene las dimensiones de 4.90 metros de ancho y 10.20 de largo; un mobiliario especial –sillas y mesas en forma de hongos, acaso surgidas de las fantasías de Disney– y estantes o anaqueles pequeños han sido especialmente construidos. Amplios ventanales tienen las paredes, lo cual además de dar magnifica iluminación dará una ventilación higiénica, para facilitar el ingreso, la entrada está formada por cuatro tramos.

 

Parte integrante del edificio es el tronco de la Y situado sobre el lado sur, donde habrá cuatro servicios sanitarios individuales, tanto para niños de ambos sexos y para gente adulta. El edificio es mixto, hecho con bloques de cemento, y la parte superior está forrada por una terraza de concreto.

 

Aparte del letrero que exorna a la biblioteca y que está colocado dando frente al norte o sea a la 8ª calle, el edificio tiene algo más que lo exorna. Se trata de la antiquísima estatua de Colón, bastante remozada y que ha sido colocada sobre un pedestal sobrio, que está frente a la biblioteca, a poca distancia de la salida de la pasarela.


Finalidades logradas
El ingeniero Cruz nos declaró ayer, que con esta obra que será abierta el sábado, la municipalidad ha logrado los objetivos que se proponía, los cuales eran, en primer lugar, hacer la ampliación de calles para evitar el congestionamiento en el tránsito, y asimismo hacer desaparecer un predio antihigiénico en el propio centro de la ciudad. Hizo ver el ingeniero Cruz que la obra, la cual se deberá considerar que tiene un carácter meramente provisional, satisface plenamente los deseos de la municipalidad y que su costo, dado el carácter de provisional, es bajo, pues la inversión que se ha hecho es de Q50,000.

 

Diario de Centro América, 24 de diciembre de 1948. p. 3 y 6

 

Gran aguinaldo para los niños de la capital

Ha querido el bachiller Mario Méndez Montenegro dejar terminado como postrera expresión de su intensa labor edilicia, el parque infantil, establecido en el sitio en que hasta hace poco meses sentaba sus reales el mal llamado mercado Colón, de ingrata memoria. En donde existiera aquella mancha de fealdad, aquel foco de inmundicia lucirá desde mañana un ancho espacio de gracia y de luz, un vasto mirador de nuestro cielo, un jardín que tendrá como decoración viviente y alborozada a los niños de la capital, quienes en este caso reciben un magnífico, gratuito y duradero aguinaldo. Con este regalo de navidad se despide de la infancia capitalina el alcalde Méndez Montenegro.

 


La parte nordoriental de la ciudad se engalana con el parque infantil, cuya construcción permitió que se ampliaran las calles y avenidas que lo enmarcan y que en lo sucesivo habrán de canalizar un más nutrido tránsito de vehículos; se ha dado así, además un nuevo paso en la modernización de nuestro sistema urbano. Lo atractivo del parque y la perspectiva que da a las construcciones del contorno hará que, andando el tiempo, éstas se engalanen, se remocen y se empinen.

 


Además de los aparatos destinados al ejercicio y entretenimiento de los pequeñitos y de la pista de patinaje que con sus curvas en declive rodea el parque que se inaugurará mañana, cuenta éste con un gracioso edificio destinado a contener una biblioteca infantil, para que el niño fatigado por el juego valla allí y dé reposo a los músculos, entretenido en la lectura de algún libro que al par que le enseñe lo distraiga. Ya se contará con el acertado consejo pedagógico para surtir esa biblioteca de obras adecuadas para las mentes infantiles.

 

En este parque hay algo que a los viejos, particularmente, nos llena de satisfacción; y es el ver la estatua del Descubridor en medio de un ambiente tan distinto del que lo rodeó en los últimos años. Hacia el lado norte del parque, frente a la biblioteca se levanta airosa, limpia, blanca en su fina estructura de mármol aquella estatua que fue ornamento del romántico parque que rodeaba al Teatro Colón antes de los terremotos. Entre el bullicio, la irreverencia y la suciedad del “mercado” que luego ocupó aquella plaza, el monumento era como una pobre flor agonizante entre ásperas malezas. Hoy luce de nuevo al sol y al aire y mirando de cerca la marmórea figura del Almirante hemos creído descubrir su rostro una sonrisa.

 

El Imparcial

Municipalidad de Guatemala
Monumento a Cristobal Colón, descrubridor de América.

 

SAETAS

Parque infantil
Ya está listo el parque Colón, con un bonito edificio para biblioteca infantil; su pista de patinar; su gimnasio de párvulos y sus pasarelas. Los focos del alumbrado eléctrico ornamental brillan por su ausencia; pero, entretanto, el descubridor de América se solaza mirando a centenares de patinadores y sintiendo que el patina el coco con la algarabía que meten. El esfuerzo del ayuntamiento merece parabienes; pero nos asiste el temor de que si no se colocan puertas en las entradas de las pasarelas, las saetas de Cupido van a ser causantes de no pocas escenitas amorosas bajo tierra, y quién sabe si no también de prácticas reñidas con la limpieza. No se trata ahí de luz y fuerza, sino de luz y puertas...


Lecturas: 3971