Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 
Parroquia de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas
Colonia "Mariscal", zona 11
 

Ciudad de Guatemala, julio 2009/La religión está íntimamente ligada a todos los aspectos de la vida del ser humano, por lo tanto, no se puede pasar desapercibida. En este sentido, las misas de “acción de gracias”, ya sea en los templos católicos, cristianos, evangélicos o judaicos u otra creencia religiosa, se hacen presentes en todas las etapas de vida del individuo del barrio, de la colonia, del residencial, del asentamiento u otro, desde su nacimiento hasta su muerte. Son actos litúrgicos que se realizan para: bautizar, hacer la primera comunión, confirmación, quince años, bodas, graduaciones, cuerpo presente, aniversario de fallecimiento, o para agradecer por algún favor espiritual en particular.

 

Parroquia de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado de Esquipulas

 

Municipalidad de Guatemala
Interior de la Iglesia Esquipulitas, Col. Mariscal.

El origen de esta Parroquia se remonta a las gestiones iniciadas por los vecinos a finales de la década de 1940. Por aquel tiempo, se comenzaron a ofrecer servicios religiosos los días domingos, cuando alguien convencía a algún sacerdote para que se hiciera presente y que prosiguiera con la catequización del vecindario de la Colonia Mariscal. Los oficios se realizaban en una pequeña cabaña improvisada, situada en las instalaciones de lo que hoy es el Club Mariscal en la Diagonal 20 7-63, zona 11, siendo la imagen de veneración Santa Teresita, donada por uno de los vecinos, por lo que recibió, por unanimidad, el nombre de Casa de Oración Santa Teresita. Después, según relataba Monseñor Hernández, unos vecinos donaron cuatro imágenes más: el Santo Cristo de Esquipulas, San Juan, la Virgen de Dolores y la de María Magdalena, aumentando de esta forma la imaginería, así como los fieles, resultando pequeño el salón donde veneraban a la Santa patrona.

 

Municipalidad de Guatemala
Romeristas llevan material para la construcción de la Iglesia, 1954.

Sin embargo, con el correr del tiempo, se comenzó a observar que la imagen del Santo Cristo de Esquipulas acaparaba más la atención de los fieles, siendo entonces cuando los habitantes de la Colonia Mariscal determinaron organizarse con el fin de buscar un sitio en donde se podría construir un templo. De esa cuenta, la mayoría se pusieron de acuerdo y buscaron la colaboración del periodista mexicano Rodulfo Figueroa Guillén, a quien eligieron como director del grupo, aprovechando su magnífica relación con personas importantes, pues laboraba en el diario El Imparcial, y era reconocido como un ferviente católico, consiguiendo después que el empresario Dorión donara una manzana de terreno situada en la 20 calle y once avenida de la zona 11.

 

Después de esto, a través de la organización de kermeses, ferias, rifas y otras actividades, se logró recaudar bastante dinero. Al juntar lo suficiente, se hizo una construcción a un lado del terreno donde construían el nuevo templo. La obra de construcción estuvo a cargo del ingeniero Óscar Martínez Dighero, quien laboraba en la Dirección General de Obras Públicas en aquel entonces.

 

El 30 de octubre de 1966, día de Cristo Rey, fue elevada a la categoría de parroquia, juntamente con otras 32 entidades eclesiásticas, debido a que la capital se había extendido y se hacía difícil llegar a su parroquia, por eso, de acuerdo con los canones 1427 y 1427 del código de derecho canónico, se hizo la desmembración de las parroquias titulares que habían. Esto se dio en el marco de una ceremonia de consagración del altar mayor de la Catedral Metropolitana, oficiada por el Arzobispo Mario Casariego y los Monseñores Víctor M. Tello, Juan Gerardo, José Girón Perrone y los presbíteros Francisco Santiago y J. Ramiro Pellecer. (Prensa Libre, 31 de octubre de 1966).

 

Municipalidad de Guatemala
Imágen del Cristo Negro.

Con el terremoto de 1976, el templo sufrió daños que el gobierno de Kjell Eugenio Laugerud ordenó reparar, y se aprovechó el momento para ampliar la construcción.

 

Actualmente, se está construyendo un salón parroquial anexo y otras instalaciones que servirán para ofrecer una mejor evangelización en este sector.

 

También cabe resaltar que, en 1963, se nombró capellán del nuevo templo al sacerdote Efraín Hernández, quien en 1967 fue ordenado Monseñor y fungió como secretario del arzobispado con los obispos Casariego y Penados del Barrio.

 

El sacerdote de la Orden Diocesana a cargo de la Parroquia, es el sacerdote Gustavo Montenegro.

 

Ubicación
Dirección: 20 Calle y 11 Avenida, Colonia Mariscal, zona 11
Teléfono: (502) 2473-1333
Correo Electrónico:

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Página Electrónica:       http://www.esquipulitas.org
Fiesta religiosa: 15 de enero
 

Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco

Lecturas: 5078