Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 

Orgullos de mi barrio: Don Roberto Way García

Por Roberto Way Menéndez
 
Municipalidad de Guatemala
En la actualidad hay más de 56 agencias de electrodomésticos distribuidas en el país.

Ciudad de Guatemala, junio 2009/Uno de los males que aquejan a nuestra sociedad actual es la carencia de líderes.  Es por ello que, en esta ocasión, nos sentimos muy complacidos de presentar la semblanza de un verdadero líder y hombre de éxito, orgullosamente jutiapaneco, que merece ser tomado como modelo para las nuevas generaciones.  Nos referimos a Don Roberto Way García.


Nos atiende muy amablemente en sus oficinas de la ciudad capital, y desde un principio se establece una fuerte corriente de simpatía dada su franqueza al hablar, su sencillez y gran don de gentes.

 

Nos cuenta que nació en la ciudad de Jutiapa el 7 de febrero de 1925, hijo de Alberto Way Lú, de origen chino, y Concepción García. 

 

Su padre abrió el primer almacén en los primeros días de mayo de 1933, en un local ubicado a la vecindad de la agencia Way en la calle principal.  Durante su niñez le tocó vivir duras experiencias como lo es el perder tempranamente a su madre y el vivir en una de las épocas más difíciles, como lo fue la Gran Depresión de los años '30, caracterizada por graves penurias económicas que le obligaron a trabajar desde muy pequeño para ayudar al sostén del hogar. 

 

A pesar de ello, siempre tuvo el deseo de superarse:  a los cinco años sabía leer, fue un alumno destacado durante los estudios de primaria que tuvo oportunidad de realizar en la capital de 1937 a 1940 y, aunque la difícil situación familiar no le permitió continuar sus estudios, siempre tuvo la disciplina de formarse e instruirse en forma autodidacta.  Recuerda que es en esta época, ante los graves problemas económicos en que se vivía, que tomó la determinación de no dejarse vencer por la adversidad.

 

En febrero de 1941 entra a trabajar como empleado de Don Ramón León.  En septiembre de 1943 se traslada a Jalapa a trabajar con Don Santiago Way, donde gracias a su iniciativa y espíritu de trabajo logra salvar ese negocio de lo que era una quiebra segura. En 1945, cuando apenas contaba con veinte años de edad, decide regresar a El Progreso, Jutiapa, a hacerse cargo del almacén de la familia, con la ayuda de sus hermanas Guillermina y Cristina,  mientras que su padre abre otro almacén en Jutiapa.  En 1948 abre el tercer almacén en el municipio de Asunción Mita.

 

En 1953, recibe  la visita de ejecutivos de la compañía comercial “La Curaçao”, quienes en aquella época distribuían la marca Philips, y le convencen que incluya la línea de aparatos eléctricos en los almacenes.  Esta experiencia, aunada a su gran visión, le llevan a cambiar el giro de sus negocios convirtiendo los almacenes en agencias distribuidoras de aparatos eléctricos y artículos para el hogar.  En 1955 contrae matrimonio con Doña María Milagro Menéndez de Way; con quien procrea tres hijos, quienes actualmente forman la tercera generación de la familia al frente de la empresa.

 

En la década de los sesenta, siguiendo su vocación de servicio, se proyecta de muchas formas a la comunidad ya sea ocupando la presidencia del Club de Leones de Jutiapa, como presidente de la Federación Departamental de Basketball o impulsando el arte popular mediante el apoyo a grupos musicales y la organización de las llamadas "horas culturales" en todos los municipios.  Todo esto le hizo merecedor a varios reconocimientos entre los cuales recuerda el haber sido nombrado Destacado Departamental para las Fiestas de Independencia de Quetzaltenango en 1968.

 

Es también en esta época cuando se amplía la cadena de agencias a todos los departamentos del oriente del país, lo cual le lleva a tomar la decisión de trasladarse a la ciudad capital en 1971 y así poder extenderse a otras regiones y cubrir todo el país.

 

A nuestra pregunta sobre las características que debe llenar toda persona que quiera destacar en la vida, Don Roberto nos comenta, basado en su experiencia personal, que lo más importante es fijarse metas altas, trabajar duro y con entusiasmo para alcanzarlas, pero siempre con honradez y buen carácter en el trato hacia sus colaboradores y clientes... Ah! y muy buen sentido del humor, pues si algo lo caracteriza es que siempre está bromeando con todos aquellos con quienes comparte sus actividades diarias.

 

Así es Don Roberto Way: Un hombre visionario, trabajador y que ha sabido ganarse un lugar destacado entre los jutiapanecos que triunfan.

 

Programa Barrio Querido
Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 13193