Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Barrio Querido
 

Ramal Guarda Viejo

Castañeda, Francisco. Guía de Viaje en la República de Guatemala.
Guatemala: Electra, 1908.

 

Ciudad de Guatemala, octubre 2009/Poco tiempo después de inaugurada la línea “San José-Guatemala”, en 1886, la empresa construyó, en virtud de concesión especial, el pequeño ramal del Guarda Viejo, entroncando con dicha línea, en el punto que ahora se llama “Chalet Delfina”, que es una de sus estaciones.

 

El largo de este ramal es de dos millas ocho décimos de milla. Su importancia, aunque local y recreativa, es a la fecha innegable; pues esa línea es de gran utilidad para el tráfico del cantón “La Paz” (Guarda Viejo) y pueblos inmediatos, y proporciona al público de la capital el medio fácil para uno de sus más pintorescos y deliciosos paseos.

 


Con trenes frecuentes todos los días, el movimiento de pasajeros es regular, durante toda la semana, y en los domingos es animadísimo, particularmente en las horas de la tarde, en que numerosos concurrentes acuden al espacioso parque, se puede gozar, a la caída del sol, hermosas perspectivas, y respirar, entre el laberinto de arriates cubiertos de vistosas flores, el aire fresco y perfumado de los campos. Allí, en este poético paraje, encuéntrense admirablemente combinados los encantos del follaje, que cautivan la imaginación, y el oxigeno reparador que, para vigorizarse, necesitan los fatigados pulmones

 

Nadie, que tenga algunas horas del día disponibles, debe dejar de hacer este paseo. Quince minutos de ferrocarril bastan para que encuentre salud y esparcimiento; y si la buena mesa lo atrae, puede satisfacer su gusto, en cualquiera de los excelentes restaurantes establecidos en el Guarda.

 

Los domingos, además, hay juego de boliche; y en las fiestas del cantón –Corpus y Día de Reyes–, otras muchas diversiones.

 

Entonces es también cuando la Empresa del Ferrocarril anuncia y hace servicio extraordinario. (1908: 138-40).

Lecturas: 2018