Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, Monumentos y Calles
 
Algunos datos de la vida del Doctor don Lorenzo Montúfar
Diario de Centro América, 20 de marzo de 1923. p.5
 
Municipalidad de Guatemala
Retrato del Doctor Lorenzo Montúfar.

Ciudad de Guatemala, diciembre de 2009/ El Marqués de Aycinena, Rector de la Universidad de San Carlos, le negó el derecho a obtener el título de Bachiller en Teología, después de haber obtenido los bachilleratos en los Derechos Civil y Canónico, por haber hecho el curso respectivo al mismo tiempo que concurría a las clases de la asignatura civil. Se pensó que tantos bachilleratos eran demasiados para un joven. Sus conocimientos en la materia lo hicieron escribir un folleto refutando los errores de la obra sobre Derecho Civil, del doctor Doroteo José Arriola. No se le contestó, por considerarse indecoroso discutir con un muchacho. Publicó un segundo folleto, que obtuvo el resultado de suspender la obra del doctor Arriola.

 

Por haber sido contraparte del jurisconsulto Andrés Andreu, fue suspendido de la cátedra que le encomendara Marure; pero don Venancio López lo recomendó como su sustituto en la de Derecho Civil. Publicó entonces varios opúsculos tan notables como los “Apuntamientos sobre graduación de acreedores”, sobre “Los privilegios de los menores”, sobre la ineficacia e ilegalidad de las memorias testamentarias entonces en uso, etc.

 

Después de permanecer algún tiempo oculto, por sus opiniones políticas, emigró a San Salvador, bajo Carrera, y allá sirvió una cátedra gratuita, a la que asistieron todos los estudiantes de Derecho. Electo diputado por el distrito de Guatemala, regresó a defender en la Asamblea la Unión de Centro América, cuando se decretó la erección de Guatemala en República independiente.

 

Al regreso de Carrera, a quien entregó el mando don Mariano Paredes, Montúfar, había combatido ese regreso, emigró de nuevo a El Salvador, acompañado de José Francisco Barrundia y de don Manuel Irungaray. Se incorporó de  abogado; pero poco después partió para Costa Rica, por disgustos con el Presidente Doroteo Vasconcelos.

 

Municipalidad de Guatemala
Fotografía del monumento de 1924.

En Costa Rica pasó gran parte de su vida. Formó su hogar, se incorporó, fue Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Ministro de Relaciones Exteriores, de Instrucción Pública, de Culto y Beneficencia, de Guerra y Gobernación, Rector de la Universidad, profesor, etc. Con su profesión formó una fortuna. Hizo entonces su primer viaje a Estados Unidos. Sus enemigos, por motivos litigiosos, lo arruinaron económicamente, y vino a El Salvador, en donde gobernaba su amigo el general Gerardo Barrios, quien le confió la plenipotencia en Washington.

 

En la capital americana descubrió un plan conservador para la creación de un imperio, como en 1822, y eso le valió la mayor tempestad de su vida. Irisarri lo atacó violentamente. Entonces ayudó en todo lo que pudo a la causa republicana que defendía Juárez en México.

 

Al volver a El Salvador, el gobierno le confió una misión diplomática en Europa. Desempeñándola estaba, cuando cayó Gerardo Barrios. Montúfar regresó a Costa Rica. Pero sus violentos ataques a los reaccionarios que se habían entronizado en Centro América, se vio obligado a salir del país, yéndose a pie por entre montañas, hasta llegar a la costa del Atlántico, pues tal orden se le había dado, y embarcándose en un pequeño cayuco, rumbo a El Salvador, pasando por Nicaragua.

 


Pero no convenía su presencia al gobierno salvadoreño, que lo envió de Ministro al Perú, por intervención de su amigo el doctor Arbizú, Ministro de Relaciones, quien evitó que lo expulsaran violentamente. En el Perú hizo brillantes exámenes de incorporación que le merecieron unánimes elogios de la prensa. Llamado por sus amigos, regresó a Costa Rica.

 

Municipalidad de Guatemala
Sello postal que muestra la cara de Lorenzo Montúfar, 1926.

El Presidente, don Bruno Carranza, le confió la cartera de Relaciones Exteriores, Instrucción Pública, Culto y Beneficencia. En ese periodo de su vida triunfó la Revolución del 71, habiéndolo llamado desde luego el general García Granados. No se vino Montúfar inmediatamente, por desconfiar del liberalismo de varios miembros del Gabinete; pero como Costa Rica se convirtiera en refugio de reaccionarios centroamericano, el Presidente Guardia, bajo su influencia, cambió de programa contra la opinión de Montúfar, que sólo pudo lograr que se impidiera la entrada al país de los jesuitas, expulsados de Guatemala y El Salvador; y disgustado, resolvió regresar a Guatemala.

 

El general Barrios lo nombró Rector de la Universidad Nacional, y luego marchó a España con la misión de arreglar la dificultad diplomática surgida por el reconocimiento de la beligerancia de Cuba, hecho por nuestro gobierno. Montúfar triunfó, haciendo que el gabinete de Madrid diera un voto de censura al Conde de Balmaceda, Capitán General de Cuba. En la Real Academia Española mereció, por su brillante participación en algunas discusiones académicas, el elogio de hombres como Campoamor y Cautelar.

 

Al volver, ocupó un sillón de Magistrado en la Corte Suprema, y recibió el encargo de redactar los Códigos Civil y de Procedimientos Civiles. Ocupó después el Ministerio de Instrucción Pública, encargándosele, además, el de Relaciones; y en el primero especialmente, dejó profunda y luminosa huella, por amor apostólico por la juventud, reformando la enseñanza y hablando, primero, de manera elocuentísima, en pro de la libertad del pensamiento. También los artesanos merecieron su celo incansable y a él le debieron las escuelas nocturnas. Inauguró la brillante sociedad literaria “El Porvenir”, que contó con el decidido apoyo del Ministro de Instrucción. De esa culminante y gloriosa época de Montúfar son sus inmortales discursos en la Constituyente, siempre a favor de los principios liberales más avanzados. ¿Quién no recuerda sus polémicas famosas con el doctor Arroyo? Es de los redactores de la Constitución que nos rige.

 

Fue a Estados Unidos como Ministro; y entonces ocurrió su conocido choque con el general Barrios por la cuestión de límites con México. Tuvo que irse a Costa Rica: y al decretarse en Guatemala la Unión Centroamericana, olvidó sus resentimientos y escribió a favor de aquel paso hacia la nacionalidad. Por sus convicciones unionistas, se retiró a Panamá.

 

Al volver al país, después de la catástrofe de Chalchuapa, siguió luchando por sus convicciones de toda la vida con más ardor que nunca, al frente del Club Liberal de 1885. Favorecido ese club en las elecciones para la Constituyente, el Gobierno expulsó a Montúfar, obligándolo a levantarse de la mesa en donde comía, para conducirlo al tren, no permitiéndole llevarse más que su sombrero y una cajita de puros. Fue a México, pero se reembarcó para El Salvador, de donde también fue expulsado a solicitud de una legación ad hoc que había acreditado el Gobierno de Barillas. Llegó a Costa Rica y volvió a Guatemala por el cambio de política de 1887, a ocupar la Cancillería, por pocos meses. Se le nombró para Madrid, desempeñó su misión y regresó a Guatemala, pasando por Estados Unidos y Costa Rica.

 

Municipalidad de Guatemala
Fotografía tomada a don Lorenzo.


Proclamado candidato a la Presidencia en las postrimerías de Barillas, triunfó el General Reina Barrios; y la misma Asamblea que hizo la proclamación presidencial declaró Benemérito de la Patria al Dr. Montúfar.

 

Hizo un viaje por motivos de salud a California, y en la travesía fue víctima de un ataque congestivo, del que ya no pudo reponerse. Y el ilustre patriota falleció en esta capital, después de cinco años de enfermedad, el 21 de mayo de 1898.

 

Numerosas son las obras de Montúfar: la Reseña Histórica, calificada como “profunda erudición” en la Exposición de Chicago; Economía Política; un Dualismo Imposible; El Evangelio y el Syllabus; Derecho Internacional; Memorias Autobiográficas; Discursos y multitud de folletos históricos, de derecho y gramaticales.

Lecturas: 12426