Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, Monumentos y Calles.
 

La Plaza Bolívar, embellecimiento necesario

El Imparcial
 
Municipalidad de Guatemala
Vista de la Plaza Bolivar con Parqueo.

Ciudad de Guatemala, enero 2010/La Municipalidad de Guatemala, presidida por el licenciado Ramiro Ponce Monroy, tuvo el buen acuerdo de publicar un folleto a la vez conmemorativo e informativo de la inauguración, efectuada el miércoles 19, de la Plaza Bolívar (18 y 19 calles, entre 4ª y 5ª avenidas, zona 1).

 

Se sintetizan en este folleto, con una buena panorámica de la plaza en la portada, todos los datos esenciales de la construcción es decir, se adelanta a los futuros historiadores de la ciudad un documento que les facilitará su tarea cuando se trate de describir este sitio ahora remozado y hermoseado de manera satisfactoria.

 

La construcción, por diversas causas, demoró bastante tiempo y trabajaron en ella, en lapsos intervalados, nada menos que cuatro alcaldes, pero es justo reconocer que el actual se propuso darle fin, acelerando la obra, lo cual era conveniente para dedicar los esfuerzos municipales a otras urgencias.

 

El costo de la obra parecerá muy subido a primera vista, pues asciende a Q425,718.00 quetzales, pero ha de tenerse en cuenta que en ese total se incluyen Q331,468.00 que corresponden a la desmembración de la cuchilla ocupada por una gasolinera y otras viejas edificaciones, resultando en realidad solo Q80,000.00 lo invertido en los trabajos, que han dado ocupación a mucha gente durante las diversas etapas de actividad.

 

Con todo, no faltarán críticos que vean en ese gasto, un exceso que pudo emplearse en otros trabajos imprescindibles de la ciudad. Este argumento es consabido y se esgrime ante toda mejora urbanística que parece superflua a quienes quisieran que deficiencias y problemas inveterados de la urbe desaparecieran como pro arte de magia.

 

Municipalidad de Guatemala
Trabajos de construccion de la Plaza Bolivar.

Las mejoras que tienden al embellecimiento de las ciudades y a la comodidad y recreo de sus habitantes, son tan imprescindibles como todo lo demás, y no debiera regatearse su atención, sino exclusivamente, como en todo, vigilar porque se realicen dentro de normas de economía y responsabilidad.

 

En todas partes se efectúan enormes gastos para reacondicionar las ciudades; lo que se hace en Guatemala –dentro de nuestras realidades económicas y culturales– es bien poco, pero ya en los últimos años se lograron algunos trabajos de adecentamiento que dan otro carácter a la vieja ciudad y que corresponden a su prestigio de exmetrópoli centroamericana y su población por medio millón o más de habitantes, que por razones naturales es el eje del turismo actual y del mayor que ha de venir quiérase o no por natural desarrollo de la industria turística del mundo más, desde luego, que por obra de la iniciativa guatemalteca atrae sus corrientes.

 

Guatemala tiene necesidades de muchos progresos en su presentación, y este de la plaza ahora inaugurado, por su localización y por favorecer el tránsito en un sector difícil, no es de los menos plausibles. Pero, además, lo es en sumo grado por la advocación que se le dio. Satisface que se honre al máximo héroe de la independencia de América, y Guatemala, cuyos próceres lo admiraron tanto y de quien recibieron impulso e inspiración para su lucha, estuvo en deuda con Bolívar por largo tiempo.

 

Municipalidad de Guatemala
Acto de inauguración de la Plaza.

Cuando se dio su nombre a una arteria de mucho tránsito, comenzó a pagarse en cierta medida esa deuda y se vio como prendía en el ánimo general la admiración por Bolívar, surgiendo empresas, negocios y otros establecimientos también espontáneamente bautizados con ese nombre ilustre, que es hoy familiar a todos los guatemaltecos, no sólo a los instruidos y conocedores de la gran historia americana. Luego vino la estatua obsequiada a Guatemala que, tras algunas vicisitudes que parecen obligadas para todos los monumentos, fue emplazada en digno lugar de la nueva Avenida de las Americas.

 

Ahora, la Plaza de Bolívar dice mejor el culto de Guatemala a la memoria del Libertador. El esfuerzo que haya costado esa plaza está bien empleado, fuera de los beneficios propios que una obra como esa proporciona a una urbe. Y no es insignificante que el árbol nacional –la gentil Ceiba amiga de El Imparcial– señoree y sirva de fondo de referencia capital a la Plaza de Bolívar.

Lecturas: 5402