Atención, abrir en una nueva ventana. ImprimirE-mail

 
Fuentes, Calles y Monumentos
 

Puente de La Barranquilla

Introduciéndonos a la historia
 
Puente de la Barranquilla, 1894.
 

Ciudad de Guatemala, enero 2010/En los últimas décadas del siglo XIX la ciudad de Guatemala comenzó a dar señales de crecimiento poblacional, consecuentemente se tuvieron que buscar soluciones de urbanización. Una de las respuestas a este fenómeno fue promover la expansión hacia el sur. Para ello, entre otras medidas tomadas, se trazaron nuevas vías de acceso como, por ejemplo, el alargamiento de la 7ª avenida, bautizada con el nombre de “15 de septiembre”, misma que se prolonga a través del Cantón Tívoli conduciéndose, finalmente, hacia “Los Arcos” y el “Boulevard Liberación” (antes conocido como Boulevar Justo Rufino Barrios). Paralela a ésta, hacia el lado suroriente, se construyó el paso conocido como de “La Barranquilla” (1894), sobre la 10ª avenida para entroncarse en la rotonda del monumento al Ejército o de La Estrella, al inicio de la Avenida de La Reforma.  Ambas vías, la de la séptima y décima avenidas tienen como punto de partida dos viaductos sobre los que corrían antiguamente los Ferrocarriles del Pacífico y del Atlántico.

 

En el caso específico de “La Barranquilla”, esta es la prolongación de la 10ª avenida suroriente abierta en 1894, en la entrada de lo que hoy es el Estadio Mateo Flores, la cual se une enseguida al “Boulevard 30 de Junio” o “Avenida de La Reforma”, y pasa frente al Jardín Botánico hasta los terrenos de lo que antaño era la Finca Santa Clara en la zona 10, para luego unirse, a la altura del Obelisco, con la “Avenida de Las Americas”, zonas 13 y 14, convirtiéndose así en una de las vías más largas de la ciudad de Guatemala.

 

Mapa con el curso del arroyo La Barranquilla. (Amplie mapa aquí)

Tanto el puente como la avenida toman el nombre de “La Barranquilla” debido a que éste era como se llamaba un arroyo situado hacia el surponiente de la ciudad que se desprendía del Río de Las Vacas, a su vez formado por las aguas de los ríos Negro, Contreras y Santa Rosita, y terminaba cerca de lo que hoy en día es el mercado de La Terminal en la zona 4. Sin embargo, a la fecha, de este afluente solo quedan los recuerdos, porque después de los terremotos de 1917-18 se tuvo que rellenar parte de La Barranquilla para acceder por la 10ª Avenida a la Avenida de La Reforma.

 

Refiriéndonos al puente, la construcción del mismo se comenzó a realizar en 1894 durante la administración del General José María Reyna Barrios (1892-1898), que, como se expresó arriba, formaba parte de los trabajos de prolongación de las vías hacia el sur de la ciudad capital.  La obra se llevó a cabo en tres partes:

 

  1. La primera consistió en excavar, nivelar y aplanar el terreno;
  2. La segunda fase consistió en contratar los servicios del señor D. Y. Iddings para la construcción del puente colocación de una estructura de metal, según consta en el documento adjunto, celebrado el 10 de febrero de 1896;
  3. y la tercera, por incumpliendo del señor Iddings, el Gobierno es obligado a rescindir el contrato en enero de 1897 y debió contratar a la empresa Furrer Hastedt y Cía. para que terminara el trabajo iniciado por Iddings.

La obra en cuestión, se resume a un puente de hierro y mampostería elegante y sólido, al cual se le tuvo que dar especial forma por la configuración del terreno en que se levanta y que desde esa fecha hasta nuestros días podemos observarlo como uno de los innumerables testigos de la historia patria en el corazón de la ciudad de Guatemala.

 

Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
 
Lecturas: 9938