Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos
 
Monumento a Miguel Ángel Asturias, El Gran Lengua, El Gran Moya. Avenida de La Reforma y 14 calle zona 9 y 10
Introduciéndonos a la historia
 
Municipalidad de Guatemala
Monumento ubicado en la Avenida La Reforma.

Ciudad de Guatemala, febrero de 2010/ 1999, fue declarado el año del “Centenario de Nacimiento de Miguel Ángel Asturias” (1899-1999), así como el día de su natalicio, 19 de octubre, el “Día del escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias”. Para festejarlo se creo una comisión organizadora integrada por personas ilustres y el Ministerio de Cultura y Deportes elaboró una programación especial de actividades culturales y educativas relacionadas a la vida y obra del insigne escritor.

 


Entre las muchas conmemoraciones con las que fue homenajeado está la elaboración de una escultura en bronce fundido de cuerpo completo que fue diseñada y elaborada por el artista plástico guatemalteco Max Leiva y colocada en la Avenida de La Reforma y 14 calle de las zonas 9 y 10 de la Ciudad de Guatemala, al año siguiente. La moción fue promovida por el Ministerio de Cultura y Deportes, tal como reza la plaqueta colocada al frente del mismo.

 


Y, para conocer un poco más de esta obra, el historiador Carlos Mauricio Morán A. se expresa así del monumento:

 


Una escultura de cuerpo completo representa a Miguel Ángel Asturias, con el rostro en alto y caminando a paso ligero, al tiempo que esparce las hojas de dos libros cerrados, asidos de los lomos. Los folios movidos al capricho del viento, forman cauda. El escritor viste un traje formal desabotonado, que al igual que la corbata sugieren dinamismo. Su fisonomía corresponde a los años de juventud. La estatua está de pie sobre una base de forma cúbica con un descanso en la parte posterior, por el que ruedan las hojas. Esta obra –al igual que “Armonía-4” de Luis Decurges–, debe verse como un relieve en movimiento.”

 

 

Municipalidad de Guatemala
Detalle del monumento.

 

Asimismo, cabe resaltar que este monumento, como muchos de los que ornan los espacios públicos de la ciudad de Guatemala, no se ha salvado de la depredación de aquellas personas que, de forma inescrupulosa, recolectan material para reciclaje. En el caso de esta escultura, al poco tiempo de haber sido colocada en el lugar indicado, le fueron arrancadas las hojas y, este hecho de aparente robo, le otorgó un significado más a la escultura, ya que la mutilación de las hojas es como decir que así nos mutilan la capacidad de pensar, de actuar, de imaginar y de crear. Al respecto, el historiador Carlos René García Escobar escribió lo siguiente:

 


Miguel Ángel sin páginas es la paradoja que ridiculiza nuestra intelectualidad contemporánea. Si nuestra generación de escritores de los las décadas de 1970-1980 “lo matamos” —en el sentido de Mario Roberto Morales—, para escribir diferente con pretensiones de superarlo, resulta que, a estas alturas, es inocuo compararnos con su obra.

 


Cada quien ha escrito lo suyo, y de todos modos, ahora, deben ser nuestras páginas, las de sus sucesores, las que deben llenar ese vacío simbólico que significa la ausencia de sus páginas de bronce en ese monumento.” (Prensa Libre, 14 de octubre de 2009).

 

Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco

Lecturas: 24633