Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Breve noticia sobre José Joaquín Palma

Escrito por B. C. A., Guatemala, Centroamérica, febrero de 1951.

 
 
Municipalidad de Guatemala
Retrato de don José Joaquín Palma.

Ciudad de Guatemala, abril 2010/Nació en la ciudad de Bayamo (la segunda población que fundara el Adelantado Diego Velásquez en la isla de Cuba) el día 11 de septiembre de 1844, en la fértil y pintoresca vega que forma el río del mismo nombre. Bayamo fue cuna de grandes hombres, que han dejado profunda huella en el desenvolvimiento de la vida cubana; entre otros, vieron sus primeras luces en la dulce Bayamo, José Antonio Saco, el autor de la Historia de la esclavitud; Manuel Socorro Rodríguez, fundador del periodismo colombiano; Tristán de Jesús Medina, el primer orador sagrado de Cuba; poetas como Zenea y Fornaris; el gran insurrecto y malogrado Carlos Manuel de Céspedes y una pléyade de ilustres hombres.

 

Desde joven Palma se inició en los estudios literarios y escogió el camino de la poesía, en el que tanto iba a descollar, bajo la dirección de su estimado maestro Ignacio Martínez Valdés. Encarcelado éste, Palma hacía compañía por las tardes, en la cárcel, a su profesor; allí sin duda, Palma, a la par que se ejercitaba en el conocimiento de los grandes poetas y escritores, en íntimas veladas con su preceptor, forjaba en su espíritu el sentimiento por la libertad y alimentaba el venero que, con la catapulta de su lírica, haría impacto durante toda su vida contra los tiranos y opresores.

 

A los veinte años Palma se inicia en el periodismo y funda el periódico “La regeneración de Bayamo”, en el que da a conocer ya la fibra lírica de que está poseído.

 

Lucha por la libertad y la independencia de Cuba al lado de Céspedes; lleva una vida agitada de insurrecto, apasionada, llena del ideal de su alma y de su vida joven; y después de sufrir mil vicisitudes abandona su tierra natal, proscripto, hacia los caminos del exilio.

 

Su lira bajo el brazo, Palma recorre los dilatados campos de toda América, hablando siempre en sus estrofas, de belleza y de libertad. Es el gran expatriado que blande, como arma libertadora, su lirismo y su romanticismo inagotables.

 

Municipalidad de Guatemala
Busto a José Joaquin Palma, ubicado en la Av. Reforma.

Se radica en la América Central, a la que ensalza y canta en muchos de sus poemas. Canta a Honduras y a Guatemala de manera especial. Y, lleno de amor por la tierra guatemalteca, escribe las estrofas de nuestro bello Himno Nacional, que habían de valerle la gratitud imperecedera de nuestro Pueblo.

 

El 23 de julio de 1911 Palma recibía el cálido, sentido y apoteósico homenaje de toda la Nación guatemalteca. Aquel vate tan amigo de Guatemala y de Centroamérica, a las que con razón consideraba su segunda patria, era coronado con el laurel del triunfo y del honor por un Pueblo agradecido.

 

Diez días más tarde tan sólo –el 2 de agosto– dejaba de existir en la capital de Guatemala el autor de la letra de nuestro Himno Nacional, nimbado por el amor de un Pueblo a quien tanto él había querido. El espíritu de Palma llevábase a la tumba la expresión del cariño y el amor de toda Guatemala.

 

El único documento que, oficialmente, informa que se declara a don José Joaquín Palma como el autor del Himno Nacional es el siguiendo acuerdo:

 

Pésame por el fallecimiento del autor del Himno Nacional

 

Palacio del Poder Ejecutivo: Guatemala, 2 de agosto de 1911.

 

Habiendo fallecido hoy don J. Joaquín Palma, autor del Himno Nacional de Guatemala,
El Presidente Constitucional de la República, en el deseo de tributar un homenaje de justicia y gratitud nacionales hacia aquel eminente poeta y hacer una demostración de las simpatías de Guatemala hacia su hermana República de Cuba, que pierde en el señor Palma a uno e sus más ilustres hijos,

 

Acuerda:

 

1º. Que una Comisión de Gobierno pase a dar el más sentido pésame a la apreciable familia del extinto.

 

2º. Que las Secretarías de Gobernación y Justicia y de Relaciones Exteriores inviten para la conducción del cadáver al Cementerio General.

 

3º. Que al sepelio asistan el Gobierno y altos funcionarios del Estado.

 

4º. Que en el acto de inhumación del cadáver lleve la palabra el Secretario de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores; y

 

5º. Que los gastos de la inhumación sean encargados por el Erario.

 

Comuníquese.

Estrada C

El Secretario de Estado en el Despacho de Gobernación y Justicia
J. M. Reyna Andrade

 

Por Acuerdo Gubernativo número 52, emitido el 16 de febrero de 1955, se otorgó su nombre a la primera escuela Tipo Federación construida en la ciudad de Guatemala en el barrio La Reformita, zona 12. También, como homenaje en la fecha de su natalicio, 11 de septiembre, en el año 1999 se develó un busto de su persona en los jardines de dicho establecimiento educativo, cuya realización escultórica estuvo a cargo de la artista guatemalteca Natalia Geraldina M. de Cantoral.

 
Lecturas: 10744