Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Configuración de la Sexta Avenida

 
 
Tranvía en la Sexta Avenida.

Ciudad de Guatemala, diciembre 2010/En cuanto a la “Calle Real”, la misma se trazó de norte a sur comenzando en el Plaza Mayor y terminando en la Plaza de San Francisco, 13 calle. Recibió ese nombre como consecuencia de la construcción del Palacio Real y su configuración quedó cimentada después de la edificación de los templos de San Francisco y Santa Clara en los años 1851 y 1852, respectivamente. Once años más tarde, debido al enfrentamiento con las tropas salvadoreñas por el lado sur, y saliendo derrotadas, el presidente Rafael Carrera toma la decisión de erigir un plaza en la manzana a inmediaciones del Cementerio de San Francisco y que estaba destinada para la Parroquia de los Remedios, y que a partir de ese momento recibiría el nombre de Plaza de la Victoria. Esta plaza cambiaría, a su vez, su nombre por el de Parque Concordia en la época liberal y, por último, desde 1966 llevaría el nombre con el que se le conoce actualmente: Parque Enrique Gómez Carrillo.

 

Con esta acción, la vía se extiende hasta el cerro donde estaba originalmente la iglesia de El Calvario en la 18 calle, frente al cerro.

 

Otro nombre que recibió la avenida fue el de “30 de junio” para conmemorar la ascensión del gobierno liberal de Justo Rufino Barrios, en 1871. Sin embargo, el mismo fue cambiado seis años después, debido a que se instauró el sistema de nomenclatura por número a las calles y avenidas, designándose la “Calle Real”, desde entonces, como “Sexta Avenida” y es así como se la conoce hasta nuestros días.

 

Además, cabe señalar que factores como la instalación del alumbrado a gas, primero, y eléctrico después, así como la habilitación de un eje del tranvía y la colocación de teléfonos en los edificios del sector contribuyeron para que esta vía se perfilara como una de las más importantes de la ciudad de Guatemala.

 

Desde entonces, ha servido de escenario a muchos acontecimientos de diversa índole que van desde los políticos, económicos hasta los culturales y sociales. A sus márgenes se instalaron los mejores almacenes y oficinas. También contribuyó el perfil arquitectónico que se dio a los edificios y casas allí construidas.

 

En 1914, la visión que se tenía de la Sexta Avenida era que:

 

 

En 1926, José Antonio Villacorta, en la Monografía del Departamento de Guatemala, describe esta avenida de la siguiente manera:

 

 

Atrás del Cerro del Calvario había una llanura que llegaba al Cerro de Buena Vista, donde en 1846 se inauguró el Castillo de San José, y que a finales de los años 60 del siglo XX, una buena parte se tomará para la edificación del Gran Teatro Nacional “Miguel Ángel Asturias”, cuya obra estuvo a cargo del maestro Efraín Recinos.

 

Asimismo, debido al crecimiento de la ciudad, y su visible expansión hacia el sur, el gobierno del presidente Lázaro Chacón (1926-1930) declara, el 11 de diciembre de 1929, de utilidad y necesidad públicas la prolongación de la Sexta Avenida Sur de la ciudad de Guatemala, desde el cerro de El Calvario hasta el Acueducto de Pinula. Esta obra redundó en el positivo mejoramiento urbano y de accesibilidad a la capital. La prolongación recibió el nombre de “George Washington”. Sin embargo, hay que resaltar que todavía había un obstáculo a superar para que vía fuera expedita desde Jocotenango hasta el Acueducto de Pinula, que era el cerro de El Calvario. Problema que fue resuelto con la construcción del nuevo templo del Calvario la Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios en noviembre de 1932. Se cuenta, también, que, desde el inicio la Calle Real era empedrada, como las calles de La Antigua Guatemala, hasta que en 1931, dentro de las primeras acciones de revitalización económica del país ejecutadas por la administración del presidente Jorge Ubico (1931-1944), fue la aplicación de la primera capa de concreto y luego asfalto en esta importante vía.

 

Municipalidad de Guatemala
La Sexta Avenida, siglo XIX

Otra de las mejoras, es la colocación de semáforos, en 1930, en la sexta avenida para sustituir la antigua sombrilla del agente de tráfico. Aparato que funcionaba con electricidad y fue construido por el señor W. O. Sáenz de Viteri, fabricante de anuncios luminosos. La firma Castillo Hermanos patrocinó su construcción para ser obsequiado al servicio público. El semáforo, en la parte alta lleva un juego de doce luces, tres para cada rumbo de la calle, en los colores rojo, amarillo y verde, los cuales funcionan alternadamente marcando el alto, el cruce y el adelante. Lleva también un timbre de alarma que funciona para indicar que el tráfico se suspende en las cuatro direcciones, cuando por algún motivo haya necesidad de tomar esta medida.

 

El aparato funciona mediante la vigilancia de un agente colocado a alguna distancia del semáforo y que hace las conexiones, valiéndose de una pequeña palanca.

 

Luego, en los años 80, el tramo de la 19 calle y 6ª avenida hasta el Acueducto de Pinula es rebautizado con el nombre de “Boulevar Mario Méndez Montenegro” y se coloca el busto de este personaje histórico en la 6ª avenida y 19 calle, zona 1, frente al edificio de la comuna.

Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
 
Lecturas: 10070