Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Aspectos de la Sexta

El Liberal Progresista, 13 de junio de 1931

 
 

Ciudad de Guatemala, diciembre 2010/La Sexta ha sido pavimentada y está como siempre soñamos verla. Hay que decirlo de una vez: estamos de plácemes. Basta ver la plácida expresión de todos los asiduos visitantes de la céntrica avenida.

 

Unos a otros se ven con los ojos que preguntan: ¿Qué tal…? Y si no fuera porque en horas vespertinas el tráfico es denso en la sexta, con seguridad que los peatones disfrutarían infinitamente paseando por el nuevo pavimento en formación de diez en fondo.

 

¿Y los que tienen automóvil? Esos están que la estallan de gozo. Estacionados en un esquina vimos ayer tarde cómo un mismo autómovil tripulado por cuatro lindas muchachas, pasó por la sexta, de sur a norte, ocho veces consecutivas. ¡Qué felicidad irradiaba el rostro de aquellas niñas a la suave y silenciosa marcha del vehículo sobre el piso terso como una mesa de billar!

 

Bueno, los ciclistas ya no saben qué hacer. Los ciclistas quisieran no salir de la sexta en todo el día. Da gusto verlos pasar como flechas, sin mover los pedales salvando con encantadora habilidad los obstáculos del tráfico grande.

 

Lo anterior, que cualquiera juzgará como una expansión humorística –bien inocente en todo caso– no es más que la expresión de un sentimiento de alborozo que, infantil y todo, domina hoy a los habitantes de esta ciudad, que ven en la pavimentación de su principal calle una primicia de lo que, con una base de honradez y buena voluntad será en un futuro que ya casi tocamos con la mano…

 
Lecturas: 4458