Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Biografía Isabel la Católica

 
Isabe la Católica, 1451-1504.

Ciudad de Guatemala, enero 2011/Isabel I de Castilla, llamada la Católica nació en la villa de realengo Madrigal de las Torres Altas el 22 de abril de 1451. Fue reina de Castilla desde 1474 hasta 1504, también reina consorte de Sicilia desde 1469 y de Aragón desde 1479.

 

Su madre, Isabel de Portugal se casó con Juan II de Castilla en segundas nupcias. Después de la muerte, nunca aclarada, del infante Alfonso, hermano menor del Rey y pretendiente al trono, los partidarios de éste ofrecieron la Corona a Isabel, que fue así proclamada en varias ciudades como Reina. La infanta, sin embargo, se negó siempre a aceptar una Corona que, en su opinión pertenecía al Rey mientras viviese, a pesar de que consideraba ser su heredera legítima.

 

Enrique IV, el impotente, que era tímido e irresoluto en extremo, reconoció a Isabel como Princesa de Asturias en una ceremonia que tuvo lugar en los Toros de Guisando, el 19 de septiembre de 1468, conocida como la Concordia de Guisando. De esa forma, Isabel se constituyó heredera a la corona, por delante de su sobrina y ahijada de bautismo, Juana la Beltraneja, a quien no se consideraba legitimada para ocupar el trono, por las dudas que había sobre su paternidad, y a quien la maledicencia, suponía hija de Enrique Beltrán de la Cueva, duque de Alburquerque.

 

Con el objetivo de consolidar su posición política, los consejeros de Isabel la Católica acordaron su boda con el príncipe Fernando, primogénito de Juan II de Aragón, enlace que se celebró en secreto, en Valladolid, el 19 de octubre de 1469. Al año siguiente, molesto por este matrimonio, Enrique IV decidió desheredar a Isabel y rehabilitar en su condición de heredera a Juana, que fue desposada con Alfonso V de Portugal.

 

La muerte de Enrique IV, en 1474, planteó una verdadera guerra civil cuya sombría perspectiva despejaron la proclamación de Isabel y Fernando y el acuerdo histórico firmado en Segovia un año después.

 

Para consolidar y prestigiar la monarquía, la reina implantó la Santa Hermandad, institución encargada de garantizar la estabilidad del orden público y la administración de justicia (1476), abolió las prerrogativas otorgadas a la nobleza por Enrique IV (1480) y convirtió el Consejo Real en el principal órgano de gobierno del reino, en detrimento de las Cortes.

 

Monumento a Isabel la Católica en Antigua Guatemala.


Al morir Isabel, en el Palacio Real de Medina del Campo, Valladolid, el 26 de noviembre de 1504, se hizo público con su testamento y Codicilo uno de los documentos más trascendentales de la historia española, y, acaso, universal: el Estado moderno, compendio y cifra de las facetas locales, que enlaza y da sentido a un propósito común, en lo político, lo religioso, lo cultural, lo económico y lo social, tuvo en aquella Reina no ya una precursora, sino la primera en realizarlo y hacerlo efectivo.

 

De esa cuenta se destaca que en el aspecto económico, Isabel la Católica saneó la hacienda pública merced a un estricto sistema fiscal e incentivó el desarrollo de la ganadería ovina y del comercio lanero. Además, supo canalizar la tradición militar y expansiva de Castilla hacia la conquista del reino nazarí de Granada, último bastión islámico en la Península (1492), y la guerra contra los musulmanes norteafricanos, a los que arrebató Melilla (1497). Con todo, el mayor logro de la política exterior Isabelina fue, sin duda, la financiación de la expedición que culminaría con el descubrimiento de América por Cristóbal Colón (1492).

 

Asimismo, en materia religiosa, por último, Isabel la Católica llevó a cabo una profunda reforma eclesiástica con la ayuda del cardenal Cisneros, creó el tribunal de la Inquisición para velar por la ortodoxia católica (1478) y culminó el proceso de unificación religiosa con la expulsión de los judíos (1492) y los mudéjares (1502). A su muerte, acaecida el 26 de noviembre de 1504, el trono castellano pasó a su hija Juana, llamada la Loca, madre del futuro monarca Carlos I de España.

 
 
Lecturas: 11226