Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Evocación de Isabel La Grande
V Centenario de su nacimiento

El Imparcial, 21de abril de 1951

Por León Aguilera

 
Celebración del centenario de Isabel la Católica, 1951.

Ciudad de Guatemala, enero 2011/Hace 500 años nació Isabel la Católica, Reina de Castilla y Aragón y quien vino a demostrar una vez más, que el sexo débil puede ser el sexo fuerte y que hay mujeres que merecen el nombre que el ángel dio a Israel, tras una noche de pugna espiritual: Fuerte ante el Señor.

 

Esta hija de Juan II y de Isabel de Portugal vino a reunir en su persona y en el lapso de subida una serie de acontecimientos, tormentosos y luminosos que en vez de Católica, mejor le hubieran valido el apelativo de Isabel la Grande. En lucha contra su hermano Enrique IV, desconocida y llamada por los pueblos a la vez, acaba de ser la única reina de Castilla y León y por casarse por amor –su hermano la hubiera querido desposar con un príncipe portugués– con Fernando de Aragón.

 

Isabel es un ejemplo de genio político y le toca el privilegio, junto con su esposo, con el cual actuó armónicamente, aun siendo autónomos en sus reinos, de echar los cimientos de la nacionalidad y el imperio español. Ese genio, se manifestó en las armas, y en el apoyo a la industria, comercio, las artes, las letras y las finanzas. Es una organizadora y una visionaria constructiva. Diez años estuvo en contacto con sus soldados en el sitio de Granada, convivió con sus penalidades y su intuición la hizo adivinar el genio que había en Colón. La leyenda dice que estuvo a punto de empeñar las joyas reales para que el genovés, del que sospechaban fuese judío, pudiese concretizar su exploración por un nuevo mundo.

 


Entonces, el tesoro andaba exhausto por las guerras intestinas y por la reconquista. Toca a Isabel parte en la epopeya de la derrota final de los moros en Granada y en su expulsión. También es hija suya la gesta del descubrimiento.

 

Cualquier debilidad de Fernando, cualquier vacilación era decidida por es mujer enérgica, cuyos pintores y descriptores, nos la hacen aparecer honesta y bella. El ambiente de entonces estaba lleno de los relatos de Marco Polo. ¿Se soñaba con llegar por una vía más fácil y segura a los reinos del Gran Khan? ¿Cómo sería esa Catay, en donde el palacio real estaba cubierto de planchas de oro y abundaban perlas fantásticas?

 

Municipalidad de Guatemala
Cristobal Colón en su visita a los reyes españoles.

El viaje de Colón era algo más que una quimera: era el hecho cierto de buscar riquezas para un tesoro exhausto, de poderío y posesiones para un reino que se unificaba, de más gentes convertidas a la fe. Era el nacimiento del gran Imperio que habría de culminar con Carlos V, y Felipe II. Era un tiempo de ambición y de lucha sin cuartel: al par de los misioneros había hombres capaces de todo por un montón de riquezas. Entonces corría el decir: oro, oro, excelente cosa, por ti se cierran las puertas del infierno y se abren las del paraíso. Época de contrastes que con sus pasiones ciegas supo dominar y encauzar Isabel en beneficio de una España unida.

 

Darle fin a las batallas de liberación que comenzó Pelayo y hacer posible el descubrimiento de América, son dos glorias inmensas de Isabel, pero los historiadores resumen una actividad múltiple en todos los aspectos creadores, fue la que alentó al capitán Gonzalo de Córdova y regularizó el sistema monetario. Su planta de colaboradores era brillante, para ella no hubo talento o habilidad que no utilizase, quebrantó la hegemonía feudal de los nobles, estuvo con las clases desvalidas y el suceso de su muerte fue algo dolorosamente nacional, más intensamente sentido por los humildes.

 

Hace 500 años… Allí está Isabel surcando majestuosa, los siglos al lado de Cristóbal Colón, guerrera, estadista, amante esposa, madre, no sólo de sus hijos, sino de la hispanidad, un símbolo de lo que vale la mujer, a veces más que el hombre y a veces como alentadora del hombre, de lo que puede la mujer, cuando es genio, bondad, constancia, amor, piedad, o en cualesquiera de esas cualidades que la hacen ser guía estelar en el planeta.

 
 
Lecturas: 4741