Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos

Busto de Francisco Morazán

Plaza Jocotenango, zona 2

Vista de la Plaza Estrada Cabrera, 1909.

Ciudad de Guatemala, mayo 2011/El 21 de noviembre de 1908 se inauguró el parque Estrada Cabrera en el sitio que antes ocupara la antigua Plaza Jocotenango. Tenía unos bellos jardines diseñados por Luis Augusto Fontaine, los cuales al poco tiempo fueron adornados con monumentos como el del inventor Robert Fulton y del músico Ludwing van Beethoven.

 

A estos se agregaría uno polémico, el de la estatua ecuestre del general Francisco Morazán, mandado a levantar por la Asamblea Nacional. Polémico fue, porque llegó a despertar tal discusión que la sociedad de intelectuales guatemaltecos que la misma se dividió en dos bandos, unos que estaban a favor y otros en contra. Al final, ganó el grupo liderado por don Augusto Mencos y la añorada estatua nunca se posó en esta plaza. Lo único que quedo fue un mojón de concreto y mármol blanco que señalaba el lugar donde algún día estaría dicho monumento. Lo único que quedó fue el nombre, pues a partir del derrocamiento de Estrada Cabrera pasó a llamarse Parque Francisco Morazán.

 

Por remodelaciones emprendidas por la Dirección de Parques de la Municipaldiad de Guatemala durante la administración del Ing. Fritz García-Gallont, el 6 de agosto de 2003, el “Parque Morazán” pasa a llamarse nuevamente “Plaza o Parque Jocotenango”, como antaño. Al respecto cabe destacar la opinión del Cronista de la Ciudad, licenciado Miguel Álvarez Arévalo, quien fue uno de los primeros que consideró necesario el cambio de nombre del parque argumentando que:

 

la controversia que el caudillo hondureño Francisco Morazán causó hace poco más de cien años, del malestar que provocó a la población el enterarse que la “Plaza Jocotenango” pasaría a llamarse Morazán. Este homenaje provocó una recia reacción de parte del sector guatemalteco que recordaba los desafueros cometidos por Morazán en esta capital.”

 

Otro punto que destaca Álvarez, es que no se tiene nada particular en contra de que exista alguna plaza con el nombre de este personaje. El 6 de agosto cuando se oficializó el cambio de nombre, también se inauguró la remodelación, que consistió en rejardinizar, colocar bancas cómodas, juegos para niños y una verja de hierro.

 

Corre, en vox populi, que por razones político ideológicas nunca se construyó el monumento ecuestre a Francisco Morazán, sino que sólo su base, revistada de mármol, la cual después fue dada como regalo a la actual iglesia parroquial del Santuario de Guadalupe para la construcción de su altar mayor, y que a la estatua ecuestre que ya se había mandado a hacer, se le sustituyó la cabeza del jinete por la del general Reyna Barrios y es la que actualmente se encuentra en la Plaza Reyna Barrios de la Avenida de La Reforma.

 

Sin embargo, por gestiones de la Asociación de Damas Hondureñas y de la Embajada de Honduras en Guatemala, finalmente se colocó una efigie que perpetua la memoria del estadista y militar centroamericano de origen hondureño, Francisco Morazán el 3 de octubre de 1983, con motivo del 191 aniversario de su nacimiento. Hecho que fue celebrado con un acto especial y donde una compañía de caballeros cadetes de la Escuela Politécnica hizo guardia de honor y delegaciones de maestros y alumnos de las escuelas “República de Honduras”, “José Cecilio del Valle” y “Francisco Morazán” hicieron valla.

Busto a Francisco Morazán, zona 2.

 

En el acto estuvieron presentes la señora Zonia Canales de Mendieta, embajadora de Honduras, coronel Pablo Nuila Hub, en representación del jefe de Estado, general Óscar Humberto Mejía Víctores.

 

La escultura fue realizada por el joven artista hondureño Obed Valladares, director de la Escuela de Artes de Honduras, primera que esculpió luego de su retorno de Roma, en donde realizó estudios de especialización.

 

 

Especial colaboración a este evento dieron la licenciada Magda Argentina Erazo Galo, presidenta de la asociación de prensa hondureña, quien llegó a Guatemala acompañada de los periodistas Marta Lidia Reynaud y Nelson Fernández, al mismo tiempo ofreció un pequeño discurso en el que expresó:

 

En consideración a que Guatemala fue la capital del sueño morazánico, convertido en realidad, unión que él tuvo la ocasión de presidir en dos oportunidades, la asociación de damas hondureñas residentes en Guatemala, comprendió la necesidad de que en su honor y en justo reconocimiento de su gesta gloriosa, se erigiese un monumento que recuerde permanentemente a las generaciones presentes y futuras, el ejemplo de este insigne varón que debiese ser nuestra inspiración diaria.”

 

Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 6256