Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos

BOLÍVAR Y SU VUELO

Enrique Juárez Toledo, poeta guatemalteco*

 

Inauguración de la Plaza Bolívar en 1990.

Ciudad de Guatemala, mayo 2011/


BOLÍVAR Y SU VUELO


El hombre vive lleno de fiestas obligadas,
no ha faltado quien bese pies ajenos,
rito y mito de once mil banderas,
pero entre tantos sucios quedan limpios
para leer de nuevo la pauta de Bolívar,
cumbre de calcio fecundo,
altura de corazón inigualada.


Bolívar es el lúcido alfarero
que así cultiva lirios como trabajadores;
de entraña matinal, su esperanza es constante;
es un reloj despertador de fábricas y campos,
de músculos y mentes,
angélica fanfarria de luz en cada día.

 


Del sol convertido en niño
pasó a ser un relámpago benigno,
lucha, flor y canción del suelo americano.

 

Bolívar es en sí un gran pueblo
de infancia valiente,
razón de toda patria en perenne mañana,
consuelo del norte y consuelo del sur,
fulgor sin poniente hacia el bien orientado.
Recordarlo no es cuestión de besar la bandera,
no es cuestión de licor ni desfiles,
pero sí de tomarnos las manos,
de vestir las mujeres sus blusas rosadas,
de que el niño agite los verdes pañuelos
bordados por manos abuelas.

 


Es cuestión de empuñar el celeste estandarte
del alba y empuñar un fusil o un lirio,
un lirio mejor que una espada maligna.
Pero nunca matarse entre hermanos,
que solamente se trata de no ser esclavos
del miedo, de la falta de pan y de libros
Bolívar está vivo y sufre
de vernos tan niños y mal aplicados.

 

*Nació en el departamento de Santa Rosa, en 1910. Poeta y crítico, perteneció al Grupo Acento que reunió a la mayoría de escritores y artistas de la Generación del 40. Obra poética: Tierra sin cielo (1944), Pueblo y poesía (1945), Para morir contento: poemas(1949), Dianas para la vida (1955), Cantamos por la herida (1962), Inerme como el olvido (1965), Casa de poeta (1965) y El bien de amar (1966). Premio Nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” 1992. Murió en la ciudad de Guatemala en 1999.

Lecturas: 3778