Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Fuentes, calles y monumentos

Monumento a la Paz en Guatemala

Palacio Nacional de las Culturas, zona 1

Ciudad de Guatemala, julio 2011/Este monumento fue develado el 29 de diciembre de 1997, un año después de haber firmado el Acuerdo de Paz Firme y Duradera entre el Gobierno de la República, presidido por  el presidente Álvaro Arzú Irigoyen y la Unidad Revolucionaria (URNG), integrada por cuatro grupos guerrilleros: Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT), Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), Ejército Guerrilleros de los Pobres (EGP) y Organización Revolucionaria del Pueblo en Armas (ORPA). Con este Acuerdo se dio fin a un conflicto armado interno que inició el 13 de noviembre de 1960 y culminó el 29 de diciembre de 1996.

 

La estatua está ubicado en el Patio de la Paz en el lado oeste del Palacio Nacional de la Cultura, edificio que de 1943 a 2001 fue la sede del gobierno guatemalteco y que fuera declarado Monumento Histórico y Artístico el 7 de noviembre de 1980 y el 11 de junio de 2001 pasó a formar parte del Ministerio de Cultura y Deportes.

 

La obra fundida en bronce fue realizada por el artista plástico guatemalteco Luis Fernando Carlos León a un costo de Q125,000.00 y realizado en un lapso de cinco meses. Está compuesta por una base que comprende dieciséis brazos entrelazados que simbolizan al pueblo unido, sosteniendo el peso de la libertad, representado por el bloque de piedra, el cual manifiesta la unión de las razas y la responsabilidad del pueblo. Sobre la base se alzan dos manos izquierdas dirigidas al cielo, en posición de estar liberando una paloma, que simboliza la paz y la libertad. Este último detalle no se concretizó y fue sustituido por una rosa blanca natural.

 

Por esa razón, se instituyó el “Ceremonial de colocación de la rosa blanca” que consistía en un acto protagonizado por los Soldados de la Guardia Presidencial, vestidos con uniforme de gala, quienes a las once de la mañana, todos los días, realizaban el cambio de la rosa como una forma de mantener viva en la memoria de los guatemaltecos la esperanza de una paz firme y duradera en el país.

 

El Dalai Lama en el cambio de la rosa.

Lamentablemente, este acto fue suprimido, y a cambio se estableció que el día 29 de cada mes se realizara una actividad especial, programada por la Secretaría de la Paz (SEPAZ), la cual consistía en invitar a una personalidad de la sociedad o a algún miembro de asociaciones o grupos que trabajen a favor del desarrollo y cumplimiento del proceso de paz en Guatemala, para que sea él o ella quien coloque la rosa en el monumento y dirija un mensaje al público presente.

 

La modalidad de este acto también fue modificado y, actualmente, el cambio de la rosa blanca lo lleva a cabo un visitante ilustre o por una persona que haya sido previamente propuesta a la Sepaz y que por sus méritos profesionales y de vida merezca llevar el título de “Embajador(a) de la Paz”.

 

Asimismo, el 29 de mayo de 2008, en acto especial realizado en Rabinal, Baja Verapaz, fue colocada la primera réplica del monumento de “La Paz en Guatemala” a iniciativa de la Secretaría de la Paz. Con este homenaje, expresó Orlando Blanco, Secretario de la Sepaz, “se pretende dignificar regionalmente a quienes ofrendaron sus vidas, y a quienes mantienen viva la memoria histórica y la esperanza en la búsqueda de una Guatemala distinta”.


A partir de esta fecha comenzó el proceso de colocación de otras replicas en las cabeceras de los municipios que fueron más afectados por la violencia ocurrida durante el conflicto armado interno como por ejemplo en Quetzaltenango y San Lucas Sacatepéquez.

 

En ciudad capital, la replica fue colocada en la fuente de la rotonda de la séptima avenida, lado oriente, frente al Palacio de Municipalidad de Guatemala, en acto especial que conmemoraba los diez años de la firma del Acuerdo de Paz Firme y Duradera, realizado el 29 de diciembre de 2006. En aquella ocasión fue colocada una réplica elaborada en fibra de vidrio, la cual fue sustituida por una bronce en 2009. Asimismo, cabe resaltar que a ésta se le incluye el detalle de original, una paloma emprendiendo vuelo hacia el cielo. Según su creador, la obra simboliza el peso de las responsabilidades que debe tener un pueblo para sostener su libertad, representado por ocho vigorosos brazos que aparecen anudados debajo de la base.

 

Monumento a la Paz, frente al Palacio Municipal, Z.1.

Para el artista esta composición presenta una imagen piramidal aguda, que ayuda a resaltar el carácter ascendente de la propuesta, lo que da a la escultura una geometría rigurosa, bastante rígida, mientras que la paloma, con sus formas  curvas y colocada en diagonal, rompe con el resto.

 

Se ha dicho que las dos manos son izquierdas y que fueron representadas así por inclinaciones políticas. Nada más lejos de la verdad. Eso fue absolutamente casual, y obedece a las necesidades del diseño. Fue puesta una mano contra otra igual, para lograr un efecto de contraste. Además, era una forma de lograr el espacio hueco de donde emerge la paloma de una manera más interesante”, puntualizó su creador.

 

Dra. en Letras Frieda Liliana Morales Barco
Lecturas: 73106