Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

 
Fuentes, calles y monumentos
 

Historia de la influencia italiana en Guatemala

Diario de Centro América, 17 de junio de 1961.
Por Rigoberto Bran Azmitia
(Fragmento)

 
Municipalidad de Guatemala

Con ocasión del vigésimo segundo aniversario de fundación de la República de Italia, se reunieron frente a la Plaza Italia, representantes diplomáticos y personas invitadas. (Foto de Carlos R. Galindo.)

Ciudad de Guatemala, octubre 2010/

 

La primera emigración italiana a Guatemala


Tomando el hilo de las cosas, digamos, que fue en tiempos del presidente Justo Rufino Barrios cuando llegó a esta capital la primera emigración italiana, Barrios hizo un viaje a Europa y se interesó grandemente por traer al país familias italianas, entre otras: Bocaletti, Garzaro, Bonnato, Maselli, Comparini y otras, las que se dedicaron, principalmente a la agricultura.

 

La segunda emigración hacia Guatemala


José María Reyna Barrios fue un gobernante culto, viajado por Europa y Estados Unidos y ante tod, fue un gran visionario. A él se debe, como ejecutor, el que la ciudad posea ahora los boulevares de circunvalación pletórica de monumentos a la nacionalidad: La Reforma, Avenida del Hipódromo, Boulevard La Aurora, Avenida Elena. Cuando, con la ayuda de ingenieros italianos, tales como Víctor Cottone, Erico Internizzio y Luis Paiella trazó el Paseo de La Reforma, los guatemaltecos de aquel tiempo dijeron que estaba cometiendo una locura. Pero, Reyna Barrios, que había vivido en París, siguió adelante. ¡Hoy se lo agradecemos! Pues bien; Reyna Barrios trajo la segunda emigración italiana. Para ese tiempo Guatemala vivía en ansia de europeizarse y por lo mismo, Reyna quería instalar industrias, modernizar la agricultura, darle altura a las artes y profundidad a las ciencias. Había, pues, deseos de que el país adelantara y por consiguiente, vinieron a Guatemala numerosas familias italianas, cuyos jefes de familia eran mecánicos, ebanistas, carpinteros, horticultores, industria hotelera, en cuyo ramo se operó una completa evolución en el arte del buen comer y del bien servir; construcción de ferrocarriles, edificios y boulevares. Y a estos italianos se debe el que se haya revolucionado la ciencia de la construcción, enseñando a tallar la piedra, cambiando radicalmente las normas arquitectónicas que imperaban en aquella época.

 

Los pioneros de aquella época que le dio a Guatemala, en todos los órdenes de la vida,una verdadera transformación, fueron los siguientes:

 

Municipalidad de Guatemala
Primeras familia de inmigrantes italianos a Guatemala

 

Lutti, Degrandi, Bernasconi, Carmennauti, Scoteti, los tres decoradores; Andrés Gaileitti, esculpelino; Porta, arquitecto, dejo obra magnífica en Quetzaltenango, tal el Pasaje Enriquez. Acchile Borghi, modeló la primera estatua de Barrios en San Marcos y el león de Los Altos, en bronce; el doctor Zagrini, médico y cirujano; abogado Julio Drago; ingenieros Víctor Cottone, Enrico Invernizzio, Luis Paiella; constructores: Giocondo Granai, Pedro Vaiz, Antonio Donninelli, los hermanos Novella; ebanistería y carpintería: señore Pellegrini, Matricardi; industria hotelera: Gaetano Ciocca, Battista Rivara, Antonio Marinelli; comerciantes: Gaetano Alterio, Vicente Padula, Juan Pierri y otros; industria de pastas alimenticias: Fernando Brolo (pionero de este ramo); horticultura: Hermanos Ramazzini y hermanos Tres; agricultura: Pedro Brolo, el primero en penetrar en la Zona Reina; Enrico Felice, quien quiso conquistar y lo logró, la enmarañada selva de Izabal, estableciendo cortes de madera y cultivos; y Enrique Forno, industria de la cal y el cemento, donde se logró una verdadera revolución en métodos; el señor Novella, abuelo de los actuales propietarios de la fábrica del mismo nombre; industria de pisos de cemento: Antonio Durini y Enrico Felice; mecánica, torneros: los famosos hermanos Tinetti; industria del ladrillo: señor Nassi; escultor y marmolero: Juan Espósito; representantes de casas extranjeras: Carlos Olivero y Ettore Montano; constructores de ferrocarriles: Massimo Ciotti, Valentín Bressani, Juan Gulielmetti; actores y empresarios teatrales: Cirpiani, Paolo, Torselli. Merecen especial mención, los maestros de música, entre otros: Felipe Tronchi, Zaltrón, Ángel Disconzi, Pedro Vissoni y Juan Aberle, renombrados directores de orquesta.

 

Tercera emigración italiana a Guatemala


El presidente de Guatemala, don Manuel Estrada Cabrera, quiso seguir los pasos de sus antecesores y propició una tercera emigración de familias italianas para Guatemala. En parte lo logró, ya que, para entonces, el país atravesaba por una dictadura. Muchos italianos venidos en tiempos de Barrios y Reyna Barrios se marcharon; sin embargo, en menor cantidad llegaron nuevos aportes de sangre italiana, que pusieron su trabajo y capacidades al servicio de la patria guatemalteca. Entre estos, pueden citarse: Valentín Giordani, Juan Mini, Humberto y Luis Giordani, Marcelino Balar, quienes trabajaron, a sol y sombra, en las obras de construcción de ferrocarriles y en la edificación de casas. Posteriormente, Valentín Giordani se dedicó a la agricultura levantando fincas de café y don Juan Mini a la industria de carpintería y ebanistería. En el caso de Juan Mini, hay que detenerse un poco: es, a la fecha, el primer ingeniero “barrancólogo”. Ha demostrado, por lo mismo, que los barrancos no son cosa inservible o servible únicamente para basureros. A él se le debe que el Estado se haya interesado en construir el Estadio Nacional, donde antes estaba el abismo de La Barranquilla. Hombre de visión y de iniciativa, demostró que se “puede crecer para abajo” y construyó el edificio que lleva su nombre. Ahora, diez años después, muchos guatemaltecos han seguido su ejemplo; han levantado rascacielos en los propios barrancos y en la propia capital. Pero, sigamos… en tiempos de Cabrera llegaron: el arquitecto Guido Albani; constructores Francisco Giracca, Carmen Rímola; talleres de carpintería establecieron Rómulo Feltrín, Angelo Faggiani, Marcos Calvinisti, Juan Pastorio y Antonio Contenti; técnicos en la confección de trajes: Leonardo del Vecchio, Miguel Marsicovétere; técnicos en tenería: Hermanos Capuano; técnico en la extracción de mármol: Rizziero Santucci, etcétera.

 
Lecturas: 23391